El Abanca Ademar no da en la tecla defensiva y Nergaard evita la reacción

Ivan Mosic en un lanzamiento./Javier Quintana
Ivan Mosic en un lanzamiento. / Javier Quintana

El conjunto leonés cae en su visita a la pista nórdica de Elverum, tras encajar 18 goles en la primera mitad | Los chicos de Rafa Guijosa no lograron conectar la defensa hasta la segunda parte

RUBÉN FARIÑAS

Era un rival duro y cuya clasificación parecía temporal. El Abanca Ademar no ha podido traerse nada positivo a León de su visita a Noruega y se ha topado con un contrincante que cuajó un buen balonmano y que cuenta con uno de los mejores porteros de la competición.

El conjunto leonés ha caído por 30-25 ante el Elverum, que labró la victoria en un espectacular tramo final de la primera parte y la supo refrendar cuando los visitantes se atascaron en ataque en la segunda.

30 Elverum

Linderud, Mitrovic, Westby (3), Pettersen (1), Sandell (7), Imsgaard (p), Burud, Ekren, Langaas (2), Poklar (7), Frederiksen (3), Elverhoy, Mogen, Gudjonsson (4), Jonsson (3), Nergaard (p)

25 Abanca Ademar

Nacho Biosca (p), Mario López, Sebas Simonet (1), Gonzalo Carou, Rodrigo Pérez, Fede Vieyra (4), Dino Slavic (p), Jaime Fernández (2), Acacio Marques (6), Gonzalo Pérez (5), Ivan Mosic (1), Carrillo (1), Pesic (5), Álvaro Rozas, Adrián Casqueiro

PARCIALES
3-2, 7-5, 8-7, 11-10, 14-11, 18-13; descanso; 19-15, 21-18, 22-19, 24-20, 29-22, 30-25
ÁRBITROS
Mads Dahl y Jasper Madsen (Dinamarca) Van der Ferdinand (Holanda) Excluyeron a Burud y Langaas, por el Elverum; y a Simonet, por el Ademar
INCIDENCIAS
Partido correspondiente a la tercera jornada del Grupo D de la Champions League disputado en el Terningen Arena de Elverum (Noruega)

El encuentro comenzaba de forma frenética. Ivan Mosic anotaba el primero para el conjunto leonés y la réplica era instantánea, por parte de Frederiksen.

Al contragolpe, el Elverum obtenía sus primeras ventajas, 3-1, por mediación de Poklar; pero rápido reaccionaban los hombres de Rafa Guijosa y Pesic, en una rápida contra, y Gonzalo, desde el extremo, volvían a poner por delante al Abanca Ademar, 3-4, en el minuto 6.

La efectividad era altísima. Muchos desajustes en ambas defensas y los guarismos se iban hasta el 5-5, en el minuto 7. Aguantaba el arreón ofensivo el equipo visitante, y encontraba en Acacio Marques un estilete en el ataque para colocar el 7-7.

Movía el esquema el técnico madrileño, sabedor de que no les beneficiaba que el electrónico se elevase de esa manera. Jaime Fernández pasaba al avanzado para conformar una defensa 5-1, pero tampoco fue esta la solución. Los noruegos encontraban superioridades en el dos contra dos, y el Elverum seguía anotando sin piedad, 10-8, en el minuto 17.

Acacio y Pesic trataban de tirara del carro. El central y el pivote también encontraban agujeros en la zaga nórdica. En el minuto 22, Biosca detenía un siete metros a Gudjonsson y el brasileño lograba el empate, 11-11.

El partido se complica antes del descanso

Apretaba los dientes el equipo de Michael Apelgren y lo notó Rafa Guijosa, que paraba el partido con 13-11, tras un tanto de Poklar. No reaccionaron así los suyos y el entrenador del cuadro local olía sangre sobre la pista. También él detenía el choque y la renta cercía. En el minuto 25, y con superioridad leonesa, los maristas perdían el esférico y Jonsson ponía un peligroso 15-11.

El daño en defensa seguía siendo excesivo. El buen balonmano practicado por Elverum,que anunciaba Guijosa en la previa, se hacía efectivo. La posición adelantada de Jaime servía de agujero para el cuadro noruego, que seguía abriendo la diferencia. Al descanso se llegaba con 18-13, demasiados goles encajados por el Abanca Ademar.

En la segunda mitad hubo cambio en la portería y sobretodo en la frescura de las piernas de los jugadores leoneses. Empezaron a moverse mejor, bascular y el 6-0 volvía a detener las acometidas nórdicas.

Reacción, tras el descanso

A pesar del gol inicial de Sandell, que colocaba el 19-13; Pesic y Gonzalo anotaban para el Ademar; Slavi salvaba un tanto de Elverum y José Mario Carrillo, desde su extremo, metía de lleno a los de León en el enfrentamiento 19-17, en el minuto 36.

También ayudó desde la portería Nacho Biosca, que detenía dos siete metros casi consecutivos y con 21-18 Apelgren no veía clara la situación de su equipo y pedía tiempo muerto. Era el minuto 42.

Cuando parecía confirmarse el resurgir del Abanca Ademar, Nergaard negaba esta situación a los visitantes y se levantaba como un muro infranqueable. En el minuto 46, Elverum mantenía su renta, 23-19. Tampoco ayudaba una precipitada dirección del juego, como reconocía Guijosa en un tiempo muerto.

Nergaard se encargaba del resto

Se atascaba de nuevo el ataque leonés y Sandell desde el extremo dejaba las cosas como antes de iniciarse el segundo periodo, abortando la reacción visitante, 24-19.

Si los hombres de Rafa Guijosa anotaban, también lo hacía Elverum; y si los nórdicos perdían el balón, también lo hacían los leoneses. El choque, al paso por el minuto 53, caminaba hacia la derrota española, 27-22.

A cinco para el final, el partido parecía resuelto. El técnico madrileño pedía su último tiempo muerto para reclamar a los suyos atención al golaverage, con 28-22 en ese momento, para tratar de reducir las distancias lo máximo posible.

Dicho y hecho. Apretaron los dientes los maristas en los instantes finales. La defensa no miraba al marcador y, en ataque, Gonzalo Pérez colocaba el 29-25, con dos tantos consecutivos.

El resultado final fue de 30-25. Derrota del Abanca Ademar que se queda con tres puntos y en tercera posición del Grupo D. El próximo compromiso de los leoneses en Liga de Campeones será en el Palacio ante el mejor equipo del grupo, el Wisla Plock.

 

Fotos