Liga Asobal

El Abanca Ademar sigue de dulce y mete presión por la segunda plaza

Mosic, en una acción de partido./Peio García
Mosic, en una acción de partido. / Peio García

El cuadro leonés, con un gran Slavic en portería y Mosic y Vieyra como líderes en ataque, vence con solvencia a Bada Huesca

Dani González
DANI GONZÁLEZLeón

El Abanca Ademar sigue creciendo y ya ha logrado su mayor racha del curso. El cuadro marista ha vencido con autoridad a Bada Huesca (32-28) con una gran actuación de Slavic en defensa y de Vieyra y Mosic en ataque para seguir peleando con garantías por el segundo puesto.

32 Abanca Ademar

Biosca; Mario López (2), Vieyra (8), Pesic (2), Simonet (4), Mosic (8), Jaime Fernández (1) – siete inicial – Slavic (ps), Juanín (4), Carou, Rodrigo, Ligetvári (2), David Fernández, Acacio, Gonzalo (1), Carrillo

28 Bada Huesca

Jorge Gómez; Camas (1), Félez (2), Mota (3), Bonanno (2), Carró (2), Mira (2) – siete inicial – Broto (ps), Val (3), Carmona (1), Adrià Pérez (6), Ostojic (5), García, Marcelo, Malo (1)

PARCIALES
4-2, 6-4, 11-8, 14-10, 14-12, 16-14 (descanso), 18-18, 22-20, 24-23, 29-24, 32-26, 32-28 (final)
ÁRBITROS
Rodríguez Estévez y Rosendo López. Excluyeron a Simonet y a Pesic por parte del Abanca Ademar y a Carró y a Mota por parte del Bada Huesca

Reacciones

Comenzó bien el partido el Abanca Ademar con un parcial 2-0 de salida gracias a un buen ataque posicional finalizado por Vieyra, una buena acción defensiva y un fugaz contraataque transformado por Mario López. Este guión del primer minuto es el ideal para el conjunto marista. Pero el resto del partido no fue así.

El choque destacó por la eficacia y el acierto de los ataques en los primeros minutos del choque. El cuarto de hora inicial de juego destacó por un marcador abultado, muy alto para lo que sule ser habitual en un partido del cuadro marista. Fue un intercambio de golpes en el que la renta leonesa variaba entre el gol y los dos de ventaja.

Siempre estuvo por delante el Abanca Ademar, pero cualquier fallo, si no mejoraba la defensa, podía dar la alternativa en el marcador a los altoaragoneses. Por ello, el acierto en el ataque era vital en este tramo de partido. El primero que fallara lo pagaría.

Y el que tropezó antes fue Bada Huesca. Un parcial 3-0 para el Abanca Ademar en el ecuadro del primer periodo dio la opción a los de Guijosa de ponerse con cuatro goles de ventaja. Liderados por la primera línea, y en especial por el acierto de Mosic y Vieyra, el cuadro marista ponía los cimientos de una victoria clave para seguir en el pelea por la segunda posición.

Así nos lo narró Carlos García

Huesca planta cara

Pese a romper el partido en este momento, Huesca no se rindió. El Abanca Ademar estuvo durante más de cinco minutos sin marcar en el tramo final del primer tiempo y los maños se acercaron a dos goles de los maristas. Fue Mosic quien, tras un tiempo muerto leonés, rompió esta 'sequía' y devolvió los cuatro tantos de renta a los de Guijosa. Aun así, Huesca volvió a levantarse y dejó la renta al descanso en los dos tantos.

Los oscenses habían pillado las cosquillas al ataque marista en el final de la segunda mitad, mientras que el Abanca Ademar no conseguía frenar las ofensivas altoaragonesas. Guijosa lo intentó dando entrada a Slavic, héroe en Huesca, pero los maños empataron el choque en la reanudación.

Slavic, protagonista

Los maristas reaccionaron y se levantaron. Poco a poco, fueron poniendo de nuevo el marcador de su lado. La ventaja fue creciendo paulatinamente hasta que llegaron, de nuevo, a los cuatro goles de colchón.

Pero, una vez más, el partido volvió a dar un giro porque Huesca, pese a tener un excluído, logró un parcial 0-3 que les metía de lleno en el partido. En este momento, apareció Slavic con varias intervenciones para mantener al Abanca Ademar por delante y con una ventaja relativamente cómoda.

Slavic, crecido, fue un 'muro' en estos minutos finales, lo que propició que la renta marista aumentara en este tramo de choque. La ventaja local llegó hasta los siete goles, pero finalmente la victoria, que no peligró en estos compases finales de partido, se quedó en cuatro tantos.

El Abanca Ademar seguirá peleando por el segundo puesto y, a expensas de lo que hagan Logroño y Bidasoa en esta jornada, sigue metiendo presión a sus rivales directos.

Temas

Ademar