León reafirma su apuesta gastronómica con 4.800 establecimientos de calidad

León alberga la entrega de los premios de Gastronomía de Castilla y León. / N. Brandón

León alberga la entrega de los premios de Gastronomía de Castilla y León que reconoce entre todos sus premiados al Queso de Valdeón, como premio revelación gastronómica

ÁLVAREZ IBÁN C. | ICAL

Los V premios de Castilla y León de Gastronomía han tenido lugar este miércoles en la Casa de las Carnicerías, sede de la Capitalidad Gastronómica, donde se han citado los galardonados, algunos de los mejores productores, restauradores y sumilleres de la tierra.

El alcalde de León, Antonio Silván, ha aprovechado la ocasión para mostrar el agradecimiento a la elección de la provincia leonesa como epicentro para esta gala gastronómica.

De los 22.800 establecimientos de gastronómicos de calidad en Castilla y León, 4800 se sitúan en la provincia de León. La Consejera de Cultura y Turismo, María Josefa García, ha subrayado la atención de calidad como uno de los elementos más valorados por los turistas y ha recalcado «la importancia del apoyo de la Junta de Castilla y León y el compromiso de todas las administraciones» para el impulso del proyecto ilusionante de Manjar de Reyes.

Por su parte, el presidente de la Academia Castellano y Leonesa de Gastronomía de Castilla y León, Julio Vallés, ha señalado la dificultad que supone la elección de los premiados año tras año debido al gran número de candidatos y ha puesto en valor la alimentación una ciudad como León.

Galardonados

El restaurante Rivas, de Salamanca fue premiado como mejor restaurante por su extremo cuidado e innovación. El premio a la mejor cocinera fue para Elena Lucas, del restaurante La Lobita de Navaleno, por plasmar su esencia en cada plato.

El mejor servicio de sala le fue reconocido a Noemía Martínez Cabero, del restaurante Trigo de Valladolid por conseguir que la relación entre cocina y cliente «sea fluida», así como por «descubrir y elegir cuidadosamente con qué llenar las copas».

En cuanto a la mejor bodega, la seleccionada fue Cillar de Silos, de Quintana de Pidio (Burgos), por al «tarea de crecer ahondándose en la tierra, un proyecto que rehabilita y pone en uso siete bodegas y cinco lagares después de un trabajo paciente de adquisición de este patrimonio datado entre los siglos XVI y XVII cuya propiedad estaba repartida entre 72 propietarios».

La I.G.P Lechazo de Castilla y León fue galardonado como mejor producto agroalimentario porque «trabaja para preservar la calidad y la autenticidad del lechazo que se comercializa y se consume con este marchamo, un aval que garantiza su origen y calidad entre otros parámetros no menos importantes».

La mejor industria agroalimentaria recayó en M. G. Harina Tradicional Zamorana, «una industria modélica que ha puesto de manifiesto las sinergias creadas con la salvaguarda de métodos tradicionales y una comercialización que se adapta a las exigencias del mercado y de los tiempos».

El premio revelación gastronómica lo ostentó la I.G.P. Queso de Valdeón, que «ha sabido mantener su producción y ser protagonista de premios e investigaciones académicas para seguir yendo siempre un paso más allá en su difusión sin dejar de mantenerse fiel a la tierra de la que proviene».

Finalmente, se entregó una mención especial a Asados Nazareno, de Roa (Burgos), por «asar y mantener una tradición culinaria que les identifica y que es apreciada por autóctonos y foráneos, que se completa con la calidez de su establecimiento y la calidad de los vinos que se pueden encontrar en su bodega».

Contenido Patrocinado

Fotos