Patrimonio ordena tres excavaciones en la fachada de San Marcos ante los indicios de una necrópolis

Patrimonio ordena tres excavaciones en la fachada de San Marcos. / S. Santos

Los arqueólogos estudian los restos de los dos cuerpos humanos hallados en el interior de un osario y el resto de una muralla que podrían ser restos del muro original del albergue que impulso la infanta Sancha de Castilla en el siglo XII

A. CUBILLAS
A. CUBILLASLeón

El misterio envuelve al Parador de San Marcos, testigo de innumerables historias silenciadas durante el paso de los años, de los siglos.

Sin embargo, algunas se resisten a desaparecer y salen a la luz para volver dar significado a un pasado que en el presente se intenta encajar con piezas de un puzle incompleto.

Más información

Historias atrapadas entre cada una de sus piedras. También en la fachada.

Precisamente ahí y a petición de los arqueólogos, Patrimonio ha ordenado tres nuevas excavaciones dado el interés despertado tras la aparición de restos murarios y óseos en las primeras obras de rehabilitación.

Restos que, según el informe técnico, son elementos sueltos y descontextualizados que no se puedan considerar para su entrega arqueológica «dado que no permiten la extracción de datos ni elementos concluyentes».

En cualquier caso, el hallazgo ha empujado a autorizar las tres nuevas catas en la zona próxima a la iglesia de San Marcos «que parecen puntos interesantes» y donde según la memoria podría existir una necrópolis.

Restos humanos y un muro

Algo que se concluirá con los trabajos arqueológicos que se iniciarán en los próximos días. También en las próximas semanas se podrá concluir la relevancia histórica de los restos de muralla o de los dos cuerpos humanos en el interior de un osario que, según desveló leonoticias, se localizaron durante las obras de rehabilitación del interior del inmueble.

Un hallazgo importante desde el punto de vista histórico dado que, según las primeras apreciaciones, podría tratarse de los restos de la primera construcción de San Marcos, es decir, del albergue que impulso a través de una donación la infanta Sancha de Castilla, hija del Rey Alfonso VII.

Por su parte, los restos humanos, según una primera valoración de los expertos, podrían incluso datar entre los siglos XI y XII aunque lo está confirmado es que son anteriores al siglo XIX al aparecer enterrados con piedras alrededor de la cabeza.

Restos que, en ambos casos, están siendo objeto de estudios por expertos antropológicos para determinar su origen así como su relevancia, según han señalado a este diario fuentes del servicio territorial de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León.

Ritmo de las obras

En cualquier caso, desde Paradores ya han tomado la determinación de modificar la rehabilitación del espacio ocupado tradicionalmente por la cafetería para preservar la muralla y dejarla visible al público. Eso sí, de confirmarse estarían ante el hallazgo más importante en la historia de San Marcos.

Historia de San Marcos

San Marcos se concibió en el siglo XII, cuando Sancha de Castilla, la hija del rey Alfonso VII donó una cantidad dinero para la construcción de un modesto albergue para dar cobijo a los peregrinos del Camino de Santiago.

Aunque sería cuatro siglos después, cuando el rey Fernando el Católico impulsaría la construcción del gran edificio de estilo gótico-plateresco que ha llegado a nuestros días para convertirlo en la sede principal de la Orden Militar de Santiago en el oeste de la Península.

Es uno de los monumentos más importantes del Renacimiento español, su fachada es una perla del plateresco, se empezó a construir hacia el año 1515, aunque la historia del edificio ha sido convulsa hasta llegar a 1964 cuando se constituyó como Parador Nacional. Antes fue monasterio aunque son hasta 15 los usos que se le atribuyen.

Prisión, escuela de veterinaria, casa de misiones, hospital penitenciario, parada de sementales, casa central de estudios de los Padres Escolapios, Oficinas del Estado Mayor del Séptimo Cuerpo del Ejército, prisión militar, campo de concentración de la Guerra Civil –donde hubo 791 fusilados, 1.563 paseados y 598 sin asignar, además de 15.860 prisioneros políticos. En los últimos años ha servido de cuartel de caballería, diputación, diócesis, Ministerio de Guerra, Hacienda y Educación.

En 1875 el Ayuntamiento de León pudo poner fin a este monumento del patrimonio histórico español, pero finalmente la idea fue socorrida. Desde 1965 fue reconocido como Hostal Parador de San Marcos, uso que todavía mantiene y que recuperará en 2020, tras su reapertura al público.

A finales de julio, Patrimonio desvelaba el descubrimiento de restos de una iglesia y un convento medieval en la zanja oriental. Se tratan de estructuras arquitectónicas anteriores a la construcción del convento renacentista, en concreto varios muros perpendiculares de sillería, cal y canto, así como soleras, que podrían estar relacionadas con una iglesia y un convento medievales.

Unos hallazgos que dilatarán en el tiempo la rehabilitación del inmueble que, si bien, ya estaba previstos por el Parador de San Marcos. De ahí que el hallazgo del muro y la obligación de redactar un nuevo proyecto para la cafetería no implicarán un retraso en los tiempos. De esta forma, Paradores mantiene como enero del 2019 la fecha para reabrir San Marcos.