Viva Suecia, el cabeza de cartel sorpresa en la Plaza del Trigo

Viva Suecia durante su actuación en la Plaza del Trigo./Susana Gutiérrez
Viva Suecia durante su actuación en la Plaza del Trigo. / Susana Gutiérrez

A pesar de la lesión del cantante, el grupo quiso estar presente en Sonorama Ribera

Susana Gutiérrez
SUSANA GUTIÉRREZ

La Plaza del Trigo se cierra hasta el año que viene y el listón parece que nunca llega a su cota más alta. Atestada de gente, con un helicóptero de la Policía Nacional supervisando el aforo desde el aire, con calor atmosférico y también humano. Este sábado se ha conseguido escribir otra página más de ese escenario del festival arandino que, desde hace años, se ha convertido un espacio emblemático para las bandas. Había desde hacía semanas, rumores de la presencia de Viva Suecia, todo un cabeza de cartel de festivales, como fin de fiesta de la Plaza del Trigo, pero la rotura de un dedo por parte del cantante del grupo, Rafa Val, hizo temer por la presencia de la formación. Él mismo se encargó en el escenario de explicar que no podían faltar a esta cita tan deseada por la banda, «el Trigo es el Trigo». Debido a su imposibilidad de tocar la guitarra, el grupo se acompañó de un musico encargado de poner esos acordes.

Diez temas, los más famosos de la banda, hicieron vibrar al auditorio entregado, al mismo nivel que el propio grupo, que dio todo en una actuación que afirmaron llevaban esperando mucho tiempo. «Hemos ganado tiempo», o «Amar el Conflicto» fueron los temas más coreados y, hubo incluso lanzamiento del cantante al público. Momento de éxtasis para cerrar el escenario de la Plaza del Trigo que, además de Viva Suecia, ha vivido muchos momentos especiales en su último día, como la presencia en el escenario de los actores de la película Campeones, o del humorista Quequé.

Los festivaleros abarrotaron de nuevo las calles del centro de la ciudad desde las doce de la mañana, restableciéndose a la perfección después de una noche de viernes intensa en el recinto del festival. Love of Lesbian no defraudó y ofreció en Sonorama Ribera un concierto intenso, cercano, con un gran despliegue en su puesta en escena y también musical con la presencia de once personas en el escenario. Noventa minutos en los que el público vibró y que se despidieron con su «Allí donde solíamos gritar». Los murcianos Second también demostraron ser uno de los preferidos del público Sonorámico, un festival en el que llevan participando desde sus primeros pinitos como banda. Los más maduros y nostálgicos tuvieron también su premio con la actuación de los veteranos Deacon Blue y la energía positiva y el baile se hicieron palpables en la pista con los ritmos de Carlos Sadness. La Sonrisa de Julia tomó el relevo para poner el punto final a las actuaciones de grupos y dar paso los djs. Varios escenarios abiertos para los más trasnochadores, muchos, que optaron por bailar y cantar con algunos de los éxitos: temas indies, pero también temas de siempre y de música electrónica.