Las claves de la nueva directiva de 'copyright' europea

Las claves de la nueva directiva de 'copyright' europea
FOTOLIA

Partidarios y detractores mantienen posiciones muy distantes ante el nuevo internet que llega tras este martes

JOSÉ A. GONZÁLEZMadrid

Después de casi tres años de negociación y trámites en el Parlamento Europeo, la Directiva comunitaria sobre 'copyright' avanza y, ahora sí, sale del la eurocámara con el visto bueno de los parlamentarios europeos. Aunque tendrá que recibir el visto bueno del Consejo Europeo y luego deberán pasar dos años para que los Estados miembro traspongan esta directiva.

Los eurodiputados españoles de PP, PSOE y Ciudadanos han votado a favor de la directiva. Podemos, IU, Equo, PDeCat y Esquerra, en contra. Con 348 votos a favor y 274 en contra, la decisión de los eurodiputados supone el punto final a la negociación.

Los artículos que más revuelo han levantado son el 11 y 13, que pasan al 15 y y 17 en el texto definitivo aprobado este martes. En la redacción del artículo se relata que las plataformas deberán revisar todo lo que se sube a la red y bloquear los contenidos que den positivo por 'copyright'. «La directiva hace responsables a los servicios que permiten a los usuarios compartir contenidos, y en la práctica obliga a implantar filtros de borrado. Solo se supervisará por seres humanos si el usuario reclama. Primero censura, luego pregunta», explica el director legal de la PDLI, Carlos Sánchez Almeida, en su página web.

Los más críticos apuntan a que la falta de una tecnología lo bastante desarrollada para hacer frente a este artículo. «Esto solo puede desembocar en el filtrado algorítmico de subida (upload filters) de absolutamente todo. Es decir censura previa, automática y masiva de internet», explican los investigadores de XNet.

Uno de los algoritmos más desarrollados son los de Google, concretamente Youtube. Sin embargo, «sus filtros detectan falsos positivos en muchas ocasiones». Hace unos días, el pianista James Rhodes denunciaba que la plataforma de vídeos de Youtube le impedía subir un vídeo tocando una melodía de Bach al piano. «Este tipo de 'errores' que siempre juegan a favor de la privatización del dominio público forman parte del día a día de todos los autores que usan Youtube», añaden desde XNet.

Antes de la votación, Julia Red, europarlamentaria de Los Verdes, alertaba sobre el Artículo 13: «No sólo sería un desastre para la libertad en Internet, sino que desilusionará a toda una generación». En el lado opuesto, Axel Voss, europarlamentario del grupo Popular, ha defendido su propuesta «esta directiva es un paso importante hacia la corrección de una situación que ha permitido a algunas compañías ganar enormes sumas de dinero sin remunerar adecuadamente a los miles de creativos y periodistas».

También se han mostrado en contra de este artículo el Relator Especial de las Naciones Unidas para la Libertad de Expresión, «confiar en algoritmos muy imperfectos para regular la libertad de expresión online pondrá en riesgo la diversidad de opiniones y el contenido creativo», han apuntado.

Vídeos, análisis de canciones… pero ¿y los memes? En España, están protegidos por el derecho a parodia. «No será considerada transformación que exija consentimiento del autor la parodia de la obra divulgada, mientras no implique riesgo de confusión con la misma ni se infiera un daño a la obra original o a su autor», se recoge en el artículo 39 de la Ley de Propiedad Intelectual.

Un punto que también ha defendido Voss: «El 'meme', el 'gif', el 'fragmento' ahora están protegidos más que nunca». Los principales defensores de este Artículo 13 han sido las sociedades de autores que en los últimos días se han manifestado bajo el hashtag #Yes2copyright han celebrado este martes el paso adelante de la Unión Europea. «Los artistas y la prensa deben estar protegidos de Google, Facebook y YouTube. No voy a ceder ante el cabildeo masivo de estas multinacionales», defendía en Twitter José Bové, eurodiputado francés.

¿Adiós Wikipedia?

Durante la tramitación parlamentaria de la nueva directiva, Wikipedia se fue a negro en varias ocasiones para protestar por ese artículo 13, que, según la plataforma, va en contra de su proyecto. La directiva señala que las contribuciones a las plataformas sin ánimo de lucro como Wikipedia o GitHub están exentas. Y también habrá requisitos menos estrictos para las empresas más pequeñas y emergentes. «Ayuda a preparar Internet para el futuro, un espacio que beneficia a todos, no solo a unos pocos poderosos», añade Voss.

Tasa Google comunitaria

El artículo 11, ahora 15, es ya conocido en España y Alemania, conocido como Canon AEDE o Tasa Google y que llevó al cierre de Google News. «Este «derecho» además implica restringir indefinidamente la posibilidad de citarla», señala XNet.

Los ponentes de la directiva se defiende. «Dado que el intercambio de fragmentos de artículos de noticias se excluye específicamente del ámbito de la directiva, continuará como antes. Sin embargo, la directiva también contiene disposiciones para evitar que los agregadores de noticias abusen de esto. Por lo tanto, el «fragmento» puede seguir apareciendo en las noticias de Google News, por ejemplo, o cuando se comparte un artículo en Facebook, siempre que sea muy breve», apuntan.

Además, el acuerdo establece que los autores puedan negociar una mejor remuneración si los gigantes tecnológicos utilizan sus trabajos.  Además, podrán negociar una remuneración adicional de los distribuidores si los ingresos son extremadamente bajos en comparación con lo que los distribuidores ingresan.

Más información: