Aranjuez, 'capital' de Estados Unidos

Planes superpuestos de Aranjuez y Washington. /Ministerio de Defensa
Planes superpuestos de Aranjuez y Washington. / Ministerio de Defensa

Investigadores españoles descubren similitudes «sorprendentes» entre la construcción de Washington y la ciudad madrileña

Daniel Roldán
DANIEL ROLDÁNMadrid

El Palacio Real se convirtió en el Capitolio y la iglesia de San Antonio en la Casa Blanca. Los investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) y de la Universidad de Almería contemplaban los mapas de la ciudad madrileña de Aranjuez y de Washington, algo que nadie había hecho hasta el momento, y concluyeron que el diseño de la capital de Estados Unidos -año 1791- tiene grandes similitudes con el Real Sitio de Aranjuez. «Hay sorprendentes paralelismos», asegura José Carlos de San Antonio, del grupo de investigación 'Patrimonio, paisaje, documentación gráfica y construcción agroforestal' del centro madrileño. Unas coincidencias que comenzaron a orillas del Tajo, prosiguieron en el Sena y terminaron en el Potomac.

Aranjuez (arriba) y Washington.
Aranjuez (arriba) y Washington. / Ministerio de Defensa

La idea propuesta por los investigadores comienza cuando Carlos III decide enviar los planos de Aranjuez grabados por Manuel Salvador Carmona a las cortes europeas. Quería enseñar las ampliaciones que estaba haciendo en el Palacio Real y la ciudad en 1775. El grabado tenía una extraordinaria precisión técnica y unas dimensiones notables (3,25 metros por 3,40 metros). En París, residía por esa época el arquitecto y urbanista Pierre Charles L'Enfant, que era alumno de la Real Academia de Pintura y Escultura. «No hay documentos que prueben que L'Enfant lo conociera, pero las evidencias hablan por sí mismas», destaca Cristina Velilla, otra de las investigadoras de la UPM. ¿Qué pistas? L'Enfant estaba estudiando en la misma institución donde su padre, pintor, aprendió parte del oficio. Y su progenitor coincidió con Carmona cuando ambos eran estudiantes, así que es muy probable que viera el trabajo del español.

Washington (i) y Aranjuez.
Washington (i) y Aranjuez. / Ministerio de Defensa

Más coincidencias. L'Enfant hijo regresó en 1783 a la capital francesa con la mente puesta en la posibilidad de «diseñar el trazado de la nueva capital estadounidense, ya que tenía muy buena relación con George Washington». Además, se da la circunstancia que Thomas Jefferson, otro de los 'padres' de Estados Unidos, era embajador en Francia durante esa época y un auténtico polímata. Los bocetos sobre el trazado de Washington que realizó Jefferson tienen la misma relación compositiva que después hizo L'Enfant. Pero además de las coincidencias geográficas y temporales, el estudio publicado en el 'Journal of Urban Planning and Development' destaca alguna de las similitudes más llamativas. Por ejemplo, ambas ciudades tiene grandes espacios rectangulares en forma de L en cuyos extremos hay edificios análogos: Capitolio-Palacio Real y Casa Blanca-Iglesia de San Antonio.

Washington (i) y Aranjuez.
Washington (i) y Aranjuez. / Ministerio de Defensa

«Es más sorprendente la idéntica posición de esos espacios en L respecto a los ríos Potomac y Tajo y a los canalillos que de ellos parten. También encontramos correspondencias entre algunas avenidas diagonales de Washington con el sistema de paseos de las huertas renacentistas del Tajo; entre la plaza de las Doce Calles en Aranjuez y las doce avenidas que irradian desde el Capitolio; o entre el tridente del Jardín del Parterre en Aranjuez y el tridente formado en el plano original, por las avenidas Pensilvania, Maryland y H», añade el investigador.