Villahierro cierra dos módulos por la reducción del 60% la población reclusa pero incide en la falta de personal

Reconocimiento al funcionario Tomás Fernández López en la celebración de La Merced en Villahierro. / I. Santos

La celebración de la festividad de La Merced, que reconoce la labor de trabajadores y entidades colaboradoras en la vida diaria de la cárcel, viene marcada por la ausencia de los sindicatos y la reivindicación histórica de ampliar plantilla

A. Cubillas
A. CUBILLASLeón

Día grande en Villahierro.

La prisión leonesa se ha sumado este martes a la celebración de La Merced, un día para reconocer la labor de los funcionarios, de trabajadores, administraciones y entidades que hacen posible el funcionamiento diario de la cárcel y en la «difícil» tarea de la reinserción de los internos.

Jornada también para la reivindicación, histórica ya, y que ha motivado la ausencia de los representantes sindicales: la falta de personal. Una realidad que ha constatado su director, José Manuel Cendón.

«La falta de personal es una cuestión evidente tanto a nivel de funcionarios de vigilancia como a nivel sanitario y son cuestiones que se están tratando de solucionar. Soy optimista en cuanto a los de vigilancia aunque pesimista en relación con el personal sanitario porque no solo afecta a institución penitenciaria sino a todo el todo el país».

Una plantilla de en torno a los 450 funcionarios alejada de la RPT que, si bien, según puntualizó Cendón, garantiza el funcionamiento a un «nivel adecuado» de la seguridad de Villahierro. Al fin de cuentas, en los últimos años, la población reclusa se ha reducido en un 60%, al pasar de 1.980 a los 780 internos actuales.

Un descenso que ha obligado al cierre de dos módulos de la prisión. «Incluso podríamos llegar a acerrar más módulos si hiciera falta porque el nivel de ocupación en la actualidad es muy bajo», señaló Cendón, que si bien, remarcó en que el número de funcionarios no es ni el óptimo ni el deseado.

Plantilla «veterana»

En cualquier caso, el problema persiste y se incrementará a futuro en una prisión con una plantilla veterana, con una media de edad de 56 años. Es más, según apuntó Cendón, desde la última convocatoria de oferta pública de empleo ya se han jubilado 18 funcionarios.

«Con esas cifras que nos concedían que venían se cubrían las expectativas pero está claro que preferíamos más y más teniendo en cuenta que tenemos una plantilla veterana. Es un problema a mayores que tratamos de solucionar», aseguró Cendón, que señaló que el pasado sábado se cubrió el concurso de trasladados.

Una realidad de la que es consciente el Gobierno de España que preveía una nueva oferta en el proyecto de presupuesto de 2018. Así lo señaló Faustino Sánchez, subdelegado del Gobierno, que recordó que tras 10 años el PSOE lanzó una oferta pública de 832 plazas en instituciones penitenciaras.

«Es una manera de empezar. Sabemos que esto no se puede corregir de hoy para mañana y más porque desde se hace la oferta hasta que se toma posesión transcurre un tiempo. Así lo reflejó el partido que ostenta el Gobierno en el proyecto de los presupuestos del 2019 que no fueron aprobados y que pretendían continuar con esas ofertas de empleo público», señaló Sánchez.

Necesidades que, si bien, no han empañado la celebración de La Merced, con el reconocimiento a compañeros como Tomas Fernández López, funcionario de prisiones desde 1986 y en León desde el 2003, que recibió una fuerte ovación por su labor en los módulos de respeto.