Tráfico prevé restringir el paso de autobuses y camiones entre León y Asturias por el desfiladero de los Beyos

El camión atascado este lunes en la carretera PO-2/NEL ACEBAL
El camión atascado este lunes en la carretera PO-2 / NEL ACEBAL

La Guardia Civil valora impedir que los vehículos pesados se desvíen por las carreteras ponguetas tras quedar un tráiler atascado el lunes

L. RAMOS
L. RAMOSLeón

Los vehículos pesados podrían tener que buscarse una alternativa al desfiladero de los Beyos y el puerto del Pontón para circular entre León y Asturias.

Después de que este lunes un trailer quedase atascado en una de las pronunciadas curvas de la PO-2, desde la Jefatura Provincial de Tráfico estudian la posibilidad de restringir el paso de camiones de más de 7.500 kilos y autobuses por los viales ponguetos que hasta ahora venían siendo utilizados para evitar el corte de la N-625 a su paso por el concejo de Amieva.

Así lo indicaba la alcaldesa de Ponga, Marta Alonso (PSOE), quien lamentó el incidente vivido por el conductor del trailer. Según indicaron fuentes de la Delegación del Gobierno, la Guardia Civil está elaborando un informe en base al cual se decidirá si procede o no poner en marcha estas nuevas restricciones.

La carretera N-625, principal conexión del Oriente asturiano con León, permanece cortada al paso de vehículos pesados desde que a finales del pasado enero las lluvias torrenciales provocasen un importante hundimiento a la altura de la localidad amievense de Camporriondi. El precario estado en el que quedó entonces el vial obligó a cerrar uno de los carriles, permitiéndose solamente el paso de vehículos ligeros por el restante. Como consecuencia, el resto de vehículos de mayor tonelaje tuvieron que optar por un paso alternativo, utilizando las carreteras AS-261 y PO-2, para preocupación del equipo de gobierno pongueto.

Estos viales, reparados de forma integral recientemente, comenzaron pronto a presentar una serie de desperfectos que el gobierno local achacó al incremento de un tráfico pesado para el que no están preparados. Así se lo hizo saber la regidora a la Delegación del Gobierno en Asturias, reclamando asimismo al Estado que se comprometiese a devolver a ambas carreteras a su estado original una vez solucionado el problema de la Nacional 625.

También te interesa

Ahora, el incidente vivido este lunes, que mantuvo cortada a PO-2 durante tres horas hasta que el camión pudo continuar su camino con la ayuda de una grúa llegada desde Piloña, viene a dar la razón a Marta Alonso. «Esto se veía venir y ya lo advertimos, pero hasta que no pasó algo como lo del camión, no reaccionaron», lamentaba la regidora pongueta.

Los carteles para avisar del corte a vehículos pesados, si este se produce finalmente, «se colocarán en Prestín y en el desvío hacia la N-625 desde Cangas de Onís». Aludió también la alcaldesa a la posibilidad de instalar otro en Llovio para que los conductores de camiones y autobuses no lleguen hasta la ciudad canguesa y tengan que dar la vuelta.

Nuevos plazos

Por otro lado, el Ministerio de Fomento anunciaba ayer mismo una ampliación en el calendario de cortes establecido con motivo de las obras para reparar el hundimiento de la N-625.

El tráfico, que desde el pasado 23 de abril permanece cortado a todo tipo de vehículos de 8 a 20 horas, volverá a la normalidad este viernes, pero quedará de nuevo interrumpido entre los puntos kilométricos 140,3 y 140,4 desde el 13 al 17 de mayo, en el mismo horario.

Tras una primera fase centrada en proteger los taludes, los operarios se afanan ahora en la realización de perforaciones para la ejecución de micropilotes y anclajes previstos para la construcción de unos voladizos de hormigón con los que se repondrá el ancho total de la calzada.