Un preso peligroso se niega a su traslado a aislamiento y agrede a tres funcionarios de la cárcel de Mansilla de las Mulas

Prisión de Villahierro en Mansilla de las Mulas. /
Prisión de Villahierro en Mansilla de las Mulas.

Los hechos tuvieron lugar en la tarde del jueves cuando los funcionarios procedieron al traslado del reo del módulo 11 al 15 | Dos trabajadores sufrieron erosiones en el cuerpo y el tercero la lesión en una muñeca, que le mantiene de baja

A. CUBILLAS
A. CUBILLASLeón

Nueva agresión en la prisión de Villahierro. Un interno de primer grado –calificado de peligrosidad extrema o inadaptación manifiesta- agredió a tres funcionarios de prisión cuando intentaban trasladarle de módulo.

Según fuentes sindicales consultadas por este diario, los hechos tuvieron lugar en la tarde del jueves 2 de mayo, cuando tres funcionarios se trasladaron al módulo 11, donde permanecía ingresado el interno, para proceder a su traslado al módulo 15, de aislamiento, tras una falta cometida.

Más agresiones

Tras comunicarle el traslado y a pesar de los intentos de diálogo, el preso adoptó una actitud violenta, lo que obligó a los funcionarios a dotarse de medios de protección y coercitivos para proceder a su traslado.

Fue en ese momento, cuando el reo les arrojó un cubo que contenía agua con lejía e inició un fuerte forcejeo con los tres funcionarios que, utilizando la fuerza mínima necesaria, lograron reducir al varón, que finalmente fue trasladado al módulo de aislamiento.

Eorisiones y la lesión de una muñeca

Allí, según los protocolos, permanecerá ingresado un mínimo de 14 días, tras los cuáles se le procederá a realizar una revisión, que determinará su posible regreso a su celda en el módulo 11, un módulo de respeto que alberga a internos de especialidad peligrosidad.

El forcejeó que se saldó con los tres funcionarios heridos, dos de ellos con erosiones por el cuerpo y el tercero con una lesión en la muñeca, que precisó de intervención médica y que le mantiene de baja.

Agresión que, según denuncian los sindicatos, pone de manifiesto una vez más la necesidad de incorporar personal así como medios de protección para los funcionarios de la prisión de Mansilla de las Mulas.

Denuncian sentirse desprotegidos ante una «falta absoluta» de formación y medios, a lo que se suma el déficit de un centenar de trabajadores y la falta de reposición a pesar de la previsión de jubilación de casi el 50% de la plantilla en un plazo de tres años