Paro total en Hunosa por la muerte del leonés Marcos Menéndez, «un duro golpe»

Compañeros de trabajo y amigos de Marcos Menéndez acudieron a su funeral. / MARIO ROJAS
Compañeros de trabajo y amigos de Marcos Menéndez acudieron a su funeral. / MARIO ROJAS

La hullera inicia su propia investigación del caso. El trabajador, que cayó dentro de la chimenea de la térmica de La Pereda, llevaba arnés

A. FUENTE / I. GARCÍA / Ó. PANDIELLOMIERES / GRADO / LEÓN.

No hubo actividad alguna en los centros de trabajo de Hunosa en las comarcas mineras. «El paro fue total», destacaron los sindicatos que convocaron el cese del trabajo en la hullera estatal -UGT-SOMA y CC OO- en señal de luto por el fallecimiento, el miércoles, del leonés Marcos Menéndez Fernández. Un trabajador de una contrata que estaba realizando labores de mantenimiento en el interior de la chimenea de la central térmica de La Pereda, en Mieres. «Hay un seguimiento del 100% en la jornada de luto que hemos decretado», señalaba el máximo responsable del SOMA, José Luis Alperi. «Todos los centros de trabajo está vacíos, la propia central, el Pozo Nicolasa -el único que todavía tiene actividad extractiva en Asturias, en el área Sueros-, en Carrio, en Sotón, en Aller», añadía el secretario de CC OO Minería, Rubén García.

Tanto Alperi como García quisieron trasladar sus condolencias y todo el apoyo a la familia del operario; «es el mensaje que lanza toda la plantilla de Hunosa con este paro de 24 horas». «Hay un trabajador menos entre nosotros y es lo menos que podemos hacer, para poder acudir a dar el pésame y al entierro», decía el secretario del SOMA.

Los responsables sindicales indicaban que ahora toca esperar al resultado de la investigación «para evitar que esto vuelva a ocurrir», señalaba Alperi. De momento, no hay detalles de las pesquisas para determinar qué es lo que ocurrió. Lo que sí parece seguro es que tanto la víctima como su compañero -ambos estaban en la cámara interior de servicio de la chimenea- llevaban puestos los arneses de seguridad. García explicó que, en estos casos, hay una doble investigación, la de las autoridades laborales y la propia de la hullera a través de su Comité Central de Seguridad.

El presidente de la hullera, Gregorio Rabanal, también se refirió al accidente pero fue muy cauto, señalando que hay que esperar al resultado de las investigaciones. Lo que sí quiso es enviar un mensaje de condolencias a la familia del trabajador fallecido.

Fueron muchos los empleados de la hullera que acudieron a la iglesia parroquial de San Miguel de Báscones (Grado) para despedir, ayer por la tarde, a Marcos Menéndez.

Al funeral de 'Quino', como lo conocían sus allegados, no faltaron amigos ni vecinos de la zona, llenado la pequeña parroquia de Báscones de coches, complicando, de hecho, el paso de los vehículos de la funeraria.

Varios compañeros de trabajo y de la propia térmica de Hunosa acudieron a dar el pésame a los familiares de Menéndez. La mayoría de los allí presentes no querían hablar, conmocionados por el fatídico suceso, aunque no ocultaban que la pérdida de su compañero es «un golpe muy duro porque era muy querido entre todos, dentro y fuera del trabajo».

Una vez concluida la misa, el cuerpo del operario de Envira Sostenible fueron trasladados al cementerio de la propia parroquia para proceder a su inhumación, donde se vivieron momentos nuevamente muy emotivos. Menéndez, que tenía un hijo pequeño, atesoraba una amplia trayectoria profesional pese a contar con solo 41 años.