La Junta activa un protocolo para evitar que los osos se acerquen a zonas pobladas

La aparición de varios ejemplares en Villablino o Caboalles de Arriba hace que se haya incrementado la vigilancia y obliga a la Junta a fijar un protocolo para garantizar la seguridad

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

Los osos de la Cordillera Cantábrica han descubierto que es más fácil encontrar alimento en las inmediaciones de las zonas habitadas. En Asturias se han dado algunos casos en los que los plantígrados llegaron a las cercanías de algunas viviendas, pero en León el problema se ha incrementado, ya que los animales han accedido a localidades de importancia, como Villablino o Caboalles de Arriba.

Eso ha obligado a la Junta de Castilla y León a activar el protocolo que elaboró hace un par de años junto a Cantabria, Galicia y Asturias. El objetivo es garantizar tanto la seguridad de las personas como la conservación de la especie.

En esta ocasión, la Junta ha coordinado los efectivos de medio natural de León, al Seprona y a la Patrulla Oso para incrementar la vigilancia en las zonas en conflicto y evitar que los osos se acerquen a las zonas habitadas.

Además, uno de los objetivos fundamentales es hacer que los animales regresen a las zonas más altas de la cordillera. De momento, este trabajo no ha tenido éxito, ya que en las ocasiones en las que se realizaron vigilancias nocturnas no se localizaron osos por los alrededores.

La situación es tal que los ayuntamientos afectados han tenido que proteger los contenedores de basura para evitar que los osos puedan acceder a ellos.

El mencionado protocolo establece la forma de actuar e intervenir con los ejemplares que se acercan a núcleos poblados y se ideó al constatar que el incremento de las poblaciones oseras en toda la Cordillera Cantábrica estaba dando lugar a encuentros inesperados con estos animales.