El crimen de Sheila Barrero: «Los investigadores fueron los únicos que nunca dieron el caso de Sheila por perdido»

Elías Barrero y Julia Fernández, padres de Sheila, en su casa familiar en Degaña. / Luis Santiago

«Llevamos quince años sobreviviendo. Lo único que pedimos es que se haga justicia. Tiene que ser ahora», aseguran los padres de la joven asesinada tras salir del trabajo en un pub de la localidad de Villablino para regresar a Asturias

PABLO SUÁREZDegaña

Elías Barrero muestra, orgulloso, su huerto, un terreno repleto de patatas, lechugas y fabes todavía verdes. Trabajador en varias minas, ahora retirado, comenta que las plantas le mantienen ocupado y le ayudan a no volverse loco. Mientras, contempla con ternura cómo Julia Fernández, su mujer, se mueve nerviosa por el porche de la casa familiar, en Degaña. Tratan de mantener la calma a pesar de que hace quince años, un disparo a quemarropa terminaba con la vida de su hijaSheila, que tenía 22 años. Y de que aún el culpable no está entre rejas. Después de que el caso se investigase, llegase a una vía muerta por falta de pruebas y volviera a abrirse, nuevos informes sitúan ahora más cerca el final de la pesadilla para los padres de Sheila. Ambos mantienen la prudencia, pero no esconden su deseo porque esta sea la última cosecha que pasa sin saber que el asesino de su hija se va a sentar en el banquillo de los acusados.

-15 años después, los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil afirman que hay un informe que esclarecería, por fin, el caso. ¿Cómo han recibido esta noticia?

-Julia Fernández: Con mucha ilusión. La Guardia Civil ha trabajado muy bien. Hicieron todo el proceso de nuevo, como si los hechos hubiesen ocurrido ahora. Los resultados, esta vez, han sido contundentes. Según nos ha dicho la Guardia Civil son tan exactos como si se tratase de una prueba de ADN. Sobre todo los residuos de disparo. Todas las pruebas apuntan a la misma persona...

-Al exnovio de Sheila. El primer sospechoso que barajaron los agentes.

-J. F.: Sí. Pero es importante que quede claro. Nosotros no señalamos ni pusimos el nombre de nadie como presunto culpable de la muerte de nuestra hija. Son las pruebas las que acusan. Sobre todo porque cada vez son más concluyentes. Fíjese que nosotros al sospechoso no lo conocíamos de nada. Fue cuando empezaron las investigaciones cuando nos dijeron que podía ser él. No obstante, no somos nosotros quienes tenemos que valorar las pruebas.

-Hasta estos informes ha pasado mucho tiempo. ¿Cómo han vivido esa espera?

-J. F.: No se vive. Desde que murió Sheila nosotros no hemos vivido. Hemos sobrevivido, que no es lo mismo. No entiendes por qué tu hija ha muerto y su asesino sigue por ahí. Una cosa es clara: a mi hija no la vamos a volver a ver. Pero por lo menos, queremos que se haga justicia. Queremos volver a creer en el sistema judicial. ¿La condena al asesino? Con que sea justa nos vale. No queremos ni más ni menos que nadie.

-Elías Barrero: Como nuestra hija no se puede defender, tenemos que hacerlo nosotros. Y lo vamos a hacer. Lo llevamos haciendo quince años. Tampoco pedimos nada más que el resto. Solo que se haga justicia. De verdad.

-Pese al paso de los años, los investigadores nunca dieron por perdido el caso de su hija. Han seguido trabajando.

-E. B.: Han sido muy profesionales y han luchado mucho. Ellos siempre nos decían que un buen profesional no deja su trabajo hasta que esté hecho. Esa actitud ha sido muy importante para llegar hasta el punto en el que estamos hoy. Han seguido trabajando sin importarles el tiempo. No les importaba que pasasen veinte, cincuenta o cien años. Ellos decían que mientras no esclareciesen el caso de Sheila, no lo iban a dejar.

-Parece que han cumplido su promesa.

-J. F.: Lo han hecho. Nunca se lo agradeceremos lo suficiente. Estamos encantados con el gran trabajo que han hecho. Hasta ahora, nunca lo habíamos agradecido de forma pública. Que quede claro que el trabajo de la Guardia Civil ha sido más que bueno. Nunca dan un caso por perdido ni dejan de trabajar en investigarlo. La sociedad no es ni medio consciente de todo lo que esta gente está haciendo por nosotros.

-E. B.: Veíamos que el tiempo pasaba, nos impacientábamos... Pero ellos nos decían que lo iban a lograr. En muchas ocasiones han dejado hasta de estar con sus familias para trabajar en el caso. Y lo siguen haciendo.

-Tal fue la discreción de los investigadores que ustedes no fueron conscientes de los nuevos informes hasta que se conocieron los resultados.

-J. F.: Exacto. No sabíamos nada. Solo nos decían que iban a resolver el caso, pero no nunca nos detallaron qué hacían o sobre qué investigaban. Nosotros veíamos cómo pasaba el tiempo e incluso dudábamos sobre si sería verdad. Ahora sabemos que lo que decían era cierto.

-¿Llegaron a pensar que el caso no se volvería a abrir?

-E. B.: Intentábamos pensar que antes o después terminaría por esclarecerse. Lo que nunca pensamos es que fuese a tardar tanto tiempo. Veías por televisión que se resolvían casos similares y tenías la esperanza de que con este ocurriese igual. Sin embargo, a medida que pasaba el tiempo y el caso continuaba enquistado... Dudabas.

-J. F.: El tiempo ha pasado muy rápido en cierto sentido. Son quince años ya y a nosotros nos parece que fue ayer cuando nos dijeron que Sheila estaba muerta. Es un dolor y una tristeza tremenda cada vez que piensas que tu hija ya no está. Lo que está claro es que, si finalmente logramos conclusiones, habrá merecido la pena.

-No han dejado pasar un día sin pedir que se hiciese justicia. ¿Qué ocurrirá si finalmente un juez considera concluyentes esos informes y consigue esclarecer lo ocurrido?

-E. B.: (Se emociona). Que todo habrá merecido la pena. Pero el momento es ahora. La Guardia Civil nos ha dicho que estamos muy cerca de esclarecer el caso. Es ahora o nunca. Evidentemente, tenemos el temor a que vuelvan a cerrarlo y que volvamos a esa sensación de bancarrota. Vivimos con ese temor a raíz de ciertas actitudes que estamos viendo y que nos molestan.

-J. F.: Se refiere a que anteriormente ya hubo algunas pruebas que a nosotros nos parecía que merecían más lucha. Sin embargo, en aquella ocasión el caso quedó ahí. (Silencio). Siempre piensas que si fuese otro el sospechoso, el caso ya estaría resulto. Ese miedo sigue estando ahí.

-Esta vez también han criticado el papel de la Fiscalía.

-J. F.: Eso es algo que nos gustaría aclarar. Nosotros la única queja que teníamos era que la Fiscalía no se ha presentado a ninguna de las testificales que han tenido lugar en el juzgado de Cangas del Narcea. A ninguna. Eso es una cosa. No es lo mismo que decir que la Fiscalía no acusa. Eso nosotros no lo hemos dicho. Sabemos que todavía estamos en fase de instrucción y que no es ahora cuando tiene que acusar. Pero entendemos que sí debería presentarse en las testificales para preguntar por detalles a los peritos. Creemos que también están faltando al respeto a la Guardia Civil y a los expertos que acuden al juzgado.

-E. B.: Para nosotros la presencia del fiscal es importante. No es lo mismo leer un informe que recibir la explicación detallada de quien lo hizo. Es normal que la Fiscalía tenga dudas sobre algunas cosas que dicen los informes, pero esas dudas son precisamente las que los agentes de la UCO explican muy bien en persona.

-La Delegada de Gobierno sí que ha dado el caso por esclarecido. ¿Ha sido precipitado?

-J. F.: ¡Es que los informes son muy claros! Fíjese que hasta nosotros, que no somos expertos en la materia ni tenemos experiencia sobre ciertos temas, entendemos perfectamente las conclusiones.

-E. B.: Es muy importante que un alto cargo como ella reconozca que las cosas están yendo bien y que están apreciando avances.

-Han contado con mucho apoyo por parte de la gente de Degaña. Incluso realizan un pleno extraordinario al año para reclamar que se solucione el caso.

-E. B.: Nos han ayudado mucho. Se han volcado con nosotros. La prueba está en las concentraciones que todos los años organizan en el pueblo. Somos pocos, pero no hay año en el que no haya, por lo menos, una persona de cada casa. El Ayuntamiento también nos ha apoyado en todo lo que ha podido. Desde siempre.

-J. F.: Ya el anterior alcalde estableció que todos los años hubiera una declaración institucional. La actual alcaldesa, igual. No tenemos queja alguna. Es algo muy de agradecer. Ha habido gente que ha estado día tras día, año tras año, apoyándonos como si Sheila fuese familiar suyo. El agradecimiento a Degaña es muy grande.

En detalle