Trasladan al hospital a un chófer de Auvasa afectado por humo del hachís que fumaban unos jóvenes

Parada en el barrio de La Victoria donde se detuvo el conductor para comprobar el fuerte olor. /HENAR SASTRE
Parada en el barrio de La Victoria donde se detuvo el conductor para comprobar el fuerte olor. / HENAR SASTRE

Ocurrió en la madrugada del pasado domingo en una línea del servicio nocturno Búho 2

Jorge Moreno
JORGE MORENOVALLADOLID

Un conductor de la compañía municipal Autobuses Urbanos de Valladolid SA (Auvasa) tuvo que ser ingresado en la madrugada del pasado domingo en el hospital, y dejar de realizar su servicio, después de sufrir síntomas de intoxicación por hachís, sustancia que estaban fumando varios pasajeros a los que trasladaba.

El suceso ocurrió en la línea del servicio nocturno Búho 2, en la salida del barrio Puente Jardín hacia la urbanización Fuente Berrocal. Hacia las tres de la madrugada, una de las salidas fijadas por la compañía para dar este servicio, el conductor detuvo el vehículo frente a la parada del ambulatorio de La Victoria para comprobar de dónde procedía un fuerte olor a humo. El chófer llegó a pensar que estaban quemando algo en el interior del autobús.

En ese momento, observó que el olor era el propio de esta sustancia, por lo que llamó la atención a un grupo de jóvenes para que dejasen de fumar dentro del autobús.

«La respuesta al compañero fue de carcajadas y cachondeo», explican fuentes del comité de empresa, que añaden que ese tiempo que mantuvo la conversación con los viajeros le originó que inhalase la sustancia, lo que le provocó un efecto nocivo como consecuencia de que sufre asma.

Aunque el conductor decidió seguir su ruta, minutos después comenzó a sentirse mal con síntomas de mareo. Optó entonces por parar el autobús en el paseo del Obregón, junto a un supermercado.

Con el vehículo estacionado, avisó a la central de Auvasa sobre su estado, que a su vez reclamó al 112 el traslado de una ambulancia hasta La Victoria, al tiempo que informó de lo sucedido a la Policía Nacional, que desplazó una patrulla.

Según explicaron fuentes sindicales, al comprobar por las luces que el coche patrulla estaba cerca, los jóvenes decidieron tirar por la ventana parte de la sustancia y bajarse del vehículo.

Los agentes han logrado recuperar parte de la misma, que se encuentra en depósito para ser analizada en un laboratorio. También se ha identificado a los jóvenes. Mientras tanto, el personal sanitario atendió al conductor del autobús, y se decidió trasladarle hasta el hospital Clínico.

Desde la central de Auvasa se optó por enviar a dos mecánicos, compañeros del conductor, para que prosiguieran con el servicio de la línea, que debía de finalizar su ruta en Fuente Berrocal.

En observación

El conductor permaneció en observación desde las cuatro hasta las seis de la madrugada. En el hospital le realizaron análisis de sangre y orina, que fueron negativos. Los facultativos le indicaron que la causa de los fuertes mareos fue el humo inhalado, que le afectó rápidamente al sufrir asma.

El sindicato CSIF ha reclamado más protección para los conductores que realizan los servicios nocturnos. La organización ha solicitado al Ayuntamiento de Valladolid que lleve a cabo sanciones por estas conductas. Los vehículos del servicio Búho disponen de cámaras que graban cualquier incidente.