El tiempo y el agua favorables hacen pensar en una «muy buena» montanera

Cerdos en una finca en Ituero de Azaba, Salamanca,/El Norte
Cerdos en una finca en Ituero de Azaba, Salamanca, / El Norte

Se calcula que este año aprovecharán la bellota menos de 600.000 cerdos, cuando el año pasado fueron unos 670.000

Silvia G. Rojo
SILVIA G. ROJO

«Esta zona nuestra es extraordinaria pero hacía años que no se veía una montanera tan buena como la de esta campaña». Así describe el ganadero de Ituero de Azaba (Salamanca), Nicolás Galán, la situación en la que se encuentran las dehesas de esta parte de la provincia salmantina, de cara al aprovechamiento de la bellota. Parece que a excepción de algunas zonas de alcornoque, el campo está muy bueno en toda las zonas de bellota.

«Además del calor ha llovido a tiempo, en el mes de agosto, y luego tres o cuatro veces más lo que ha provocado que en algunas zonas se adelante y ya esté gorda».

Jesús Ángel Martín, propietario de Ibéricos la Encina Charra, coincide con esas apreciaciones, «hay mucha bellota y muy buena, gorda; viene algo adelantada pero el clima ha sido bueno y ha hecho que se goce el fruto».

Elena Diéguez, secretaria técnica de Aeceriber ( Asociación Española de Criadores de Cerdo Ibérico) añade a este punto de partida la necesaria lluvia del mes de otoño «para que también acompañe el pasto».

Diéguez piensa que este año entrarán en las montaneras de toda España algo menos de 600.000 cochinos frente a los 670.000 de la campaña anterior. «La mala campaña de 2018 hizo estragos y toda esa evolución del mercado y la situación hizo que hubiera una acción-reacción y la gente quitara cabezas y es seguro que este año Portugal aportará una cantidad inferior».

Dice que esa cifra se puede aguantar «sin problema», no genera una distorsión en el mercado, y da por hecho que «la bellota suele aguantar mejor las situaciones de crisis, hay una demanda notable de estos productos».

Diéguez también indica que los primales (los cochinos que tienen el peso apropiado para entrar en montanera) van a tener «buen precio» porque los criadores que no tenían pensado entrar a aprovechar la bellota «los han ido retirando, no los aguantan».

Sobre el precio de las montaneras nadie se atreve a dar una cifra pero todos coinciden en que «hay mucha demanda ya desde hace años, habitualmente esas fincas están cubiertas siempre porque están muy solicitadas y eso, es un buen síntoma», sugiere Elena Diéguez.

«En este valle del Azaba la montanera vale mucho y la gente la quiere sin venir a verla, con cuatro bellotas haces calidad», manifiesta Nicolás Galán.

Entrada

Para estar conformes a la Norma de Calidad del Ibérico tanto los ganaderos como los industriales tienen que respetar una serie de requisitos y en el caso de la bellota, los cerdos deberán disfrutar de este aprovechamiento durante al menos 60 días. A diferencia de hace unos años ahora no se fija un día para introducir esos cerdos en la dehesa sino que hay que respetar unos tiempos y poner unos kilogramos, «como máximo, para la fiesta de todos los Santos lo cerdos están en las fincas de destino». Otra cuestión son los propietarios de fincas que tienen en el campo todo el año a los cochinos y que rápidamente comen las primeras bellotas que se caen. Esas primeras bellotas que se dan son las de roble o quejigo y posteriormente las de encina y alcornoque.

Concluye la secretaria técnica de Aeceriber que en estos momentos «la cosa pinta bien pero vamos a ver cómo se prolonga y, sobre todo, cómo se culmina». Lógicamente, las condiciones climatológicas seguirán siendo determinantes.