Sanidad estudia la contratación de médicos recién licenciados para casos excepcionales

Centro de salud de Lubián, en Zamora. /ARACELI SAAVEDRA
Centro de salud de Lubián, en Zamora. / ARACELI SAAVEDRA

El consejero defiende la medida para evitar cerrar las guardias en la comarca de Sanabria

ANA SANTIAGO
ANA SANTIAGOLeón

El problema es nacional y las medidas, parches. No hay médicos y cada día amanece con este problema de forma más acuciante en cuanto hay vacaciones o bajas y ningún sustituto y, en particular, en Atención Primaria. La polémica está servida, la Consejería de Sanidad defiende la imposibilidad de encontrar facultativos y sus detractores la atacan con «la falta de esfuerzos y voluntad decidida» para mantener a los que especializa.

El caso más reciente, el de Alta Sanabria en Zamora. La falta de los médicos habituales, tres conforman el equipo, para cubrir las guardias de esta zona básica de salud al estar dos de baja laboral y alguno exento por edad de hacer guardia llevó a Sacyl a optar por algo inusual, pero no totalmente nuevo. Contrató a dos médicos de la plantilla de Ambuibérica, empresa privada con la que tiene convenio para las emergencias extrahospitalarias. Explica el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, que «teníamos dos opciones o contratar a estos médicos de Ambuibérica, habituados a tratar urgencias además y cualificados técnicamente sin ninguna duda, o cerrábamos las guardia de la zona de Alta Sanabria y los derivábamos al centro de salud». Según sus datos, son 576 las tarjetas sanitarias de esta área de salud repartidas por varios consultorios y dependientes del centro de salud de Lubián. «No nos gustó, no es lo mejor; pero entre no prestar asistencia y hacerlo en estas condiciones, nos pareció lo mejor para los pacientes. Las ambulancias de Ambuibérica llevan personal sanitario de Sacyl;pero los de helicópteros son médicos privados. La única diferencia con lo de ahora es que atendieron en un centro». La reincorporación de los dos médicos de baja ha cerrado esta situación tras una sustitución de un mes.

Sin embargo, el consejero asegura ser consciente del problema que se genera cada poco y, «aunque en términos generales, hay que contratar a médicos de Familia u otros especialistas para la asistencia pública, hay situaciones excepcionales como esta». Y sí, «estamos estudiando si es legal, de qué manera y en qué términos, con qué limites, contratar a licenciados en Medicina y Cirugía para situaciones extraordinarias, de especial dificultad y necesidad. Hay un pronunciamiento antiguo del Tribunal Supremo que, si bien establece que, de forma ordinaria, se emplee personal especializado, admite que en situaciones de carencia se dé prioridad a la asistencia sanitaria y, si no hay médicos de Familia, se contraten licenciados. Estamos viendo opciones porque el problema es serio». Junto a ello, el consejero repasa otras medidas como conceder todas las solicitudes y retrasar jubilaciones en Atención Primaria, los concursos de traslados y oposiciones o el constante reclamo al Ministerio de Sanidad para que permita sacar más plazas para especialización y que haya el mismo número de plazas Mir que de licenciados cada año dado que hay más de 13.000 médicos para 8.000 plazas de formación como residentes. También «trabajamos en el Decreto de incentivos para puestos de difícil cobertura».

No es Castilla y León la primera en plantearse tal posibilidad. Andalucía hace años que lo hace con contratos de tres meses renovables y, a veces, de más larga duración y también Extremadura o Canarias. Así lo repasa Tomás Toranzo, de la Cesm, quien admite que «entendemos el problema pero hay que exigir que se cumpla la normativa y que se adopten medidas que eviten tener que llegar a situaciones límite».