Piden treinta meses de cárcel para los dos acusados de disparar a un ejemplar de oso pardo

Una hembra de oso pardo con su osezno. /Fundación Oso Pardo
Una hembra de oso pardo con su osezno. / Fundación Oso Pardo

El Ministerio Público les acusa de un presunto delito contra la fauna cometido una cacería de jabalíes en la reserva de Fuentes Carrionas

Marco Alonso
MARCO ALONSO

El Ministerio Público ha solicitado una pena de 15 meses de prisión para cada uno de los dos hombres a los que acusa de un presunto delito contra la fauna (especies protegidas), después de que, supuestamente, disparasen a un oso parado (que sigue sin ser localizado) durante una cacería de jabalíes en la Reserva de Fuentes Carrionas en el término de Casavegas, el 18 de noviembre de 2017.

El fiscal pide asimismo para cada uno de los acusados la inhabilitación para caza o profesión relacionada con animales silvestres por tiempo de cuatro años. Alternativamente, de forma subsidiaria, en caso de apreciarse únicamente imprudencia grave, el fiscal también pide tres meses de prisión e inhabilitación en los mismos términos por dos años.

Los dos cazadores acusados de haber disparado presuntamente al oso negaron los hechos en su declaración ante el Juzgado de Cervera de Pisuerga. Uno de ellos mantiene que disparó a un lobo y el otro que hizo lo mismo, pero no a un oso, sino a un jabalí. «En ese momento, esa ladera no se había tocado. El otro señor disparó primero; a los veinte o treinta segundos, disparé yo al lobo, y al minuto, salió el oso. Pienso que estaría ahí encamado», explicó en su día a este periódico uno de los cazadores a los fiscal acusa de un presunto delito contra la fauna.

Desde que el animal recibió los disparos, agentes medioambientales de la Junta, integrantes de la Fundación Oso Pardo y efectivos del Seprona de la Guardia Civil han participado sin resultado en diferentes batidas de búsqueda, ayudados por unidades caninas de la Guardia Civil especializadas en el seguimiento de rastros de sangre, puesto que en el lugar se recogieron muestras de sangre que fueron mandadas a analizar al Servicio Veterinario de Genética Molecular de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Una hembra

Esos análisis, además de determinar que las muestras de sangre se corresponden con un oso, indican que ese ejemplar se trata de una hembra. Las hembras tienen más relevancia no solo porque puedan reproducirse, sino también porque pudiera haber sido seguida por oseznos que no se detectaron», precisó en su día la Guardia Civil.