Konecta indemniza a una treintena de teleoperadores de Valladolid por hacerles trabajar seis días en vez de cinco

Sede de la empresa Konecta en Valladolid. /R. JIMÉNEZ
Sede de la empresa Konecta en Valladolid. / R. JIMÉNEZ

El TSJ consideró que la empresa vulneró el derecho de los empleados y la condena a pagar las horas hechas y las costas

Jorge Moreno
JORGE MORENOVALLADOLID

El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León y otros cuatro de instancia de lo Social de Valladolid han condenado a la empresa Konecta, dedicada a prestar servicios de telecomunicaciones a Vodafone, a indemnizar a una treintena de empleados a los que cambió el turno para que trabajasen seis días a la semana en vez de cinco, como lo venían realizado desde hacía años.

Las indemnizaciones fijadas en las sentencias oscilan en los 1.184 y los 3.136 euros por empleado, y el pago de las costas judiciales.

Los antecedentes de hecho se remontan al conflicto colectivo interpuesto por la CGT, que se opuso a la modificación de la jornada laboral semanal de cinco a seis días de aquellos trabajadores que no firmaron un cambio voluntario de turnos, que consistía en una franja horaria de 14 a 22 horas en las plataformas SEC y Choosers.

Ambas realizaban tareas a jornada completa. El total de afectados era de 33 que han tenido que recurrir individualmente por la modificación de sus condiciones laborales.

Estos cambios comenzaron a ejecutarse desde el 9 de diciembre del 2013 aplicando Konecta, según el TSJ, jornadas de trabajo de seis días a la semana para los empleados 'díscolos' que no suscribieron el cambio. Aunque los teleoperadores trataron de llegar a un acuerdo mediante la conciliación en el Serla, ello no fue posible y solo restó a los tribunales pronunciarse.

Conciliación de la vida familiar

En una de las sentencias del Juzgado de lo Social número 1 de Valladolid se recuerda el caso de una de demandante, que llegó a realizar en 2014 un total de 17 semanas con seis horas diarias, en 2015 de 24 semanas y en 2016 fueron 23 (en total 64).

Los teleoperadores sostuvieron que el hecho de no descansar los sábados les causó un perjuicio en la conciliación de la vida laboral y familiar, que debía de ser recompensado.

En este sentido, los jueces sostienen en sus sentencias que Konecta «actuó de manera contraria a derecho al suprimir unilateralmente la condición más beneficiosa como era el trabajo semanal en cinco días, imponiendo seis de trabajo».

Los fallos son críticos respecto a la actitud de la teleoperadora de Vodafone, por cuanto señalan que «la empresa conocía sobradamente la inviabilidad jurídica de su actuación, y la mantuvo durante tres años a pesar incluso del pronunciamiento de instancia».

Rechazan la pretensión de Konecta de alegar caducidad a las demandas de los trabajadores desde el momento en el que se presentaron las escritos y cuando se cometió la infracción, cuestionando su desconocimiento de ejecución del fallo.

Konecta dispone de una plantilla en la calle Oro 32 de Valladolid de unos 1.350 trabajadores, a los que aplica el convenio colectivo de Contac Center, al que pertenecer al sector de telemarqueting.

En octubre de 2013, la compañía sucedió legalmente a Golden Line, subrogándose en toda la plantilla y sus condiciones. Precisamente, entre ellas figuraba que los teleoperadores trabajasen cinco días a la semana, descansando dos, hasta que se «alteró unilateralmente» el turno a 148 trabajadores de la plataforma 'Choosers'.