Una hija del fundador de Pesquera reconoce que la sociedad registró marcas en la UE a sus espaldas

Alejandro Fernández. /FRAN JIMÉNEZ
Alejandro Fernández. / FRAN JIMÉNEZ

Olga Fernández declara ante el juez instructor de la querella que la titularidad de los vinos seguía siendo del padre

M. J. Pascual
M. J. PASCUAL

Las diligencias de la querella por las marcas del Grupo Pesquera (rebautizado desde el pasado abril como Familia Fernández Rivera) han continuado hoy en el Juzgado de Instrucción 49 de Madrid con la declaración de Olga Fernández, una de las hijas integrantes de la nueva dirección del grupo que se ha hecho con el control y ha excluido del organigrama al padre, el fundador de la saga bodeguera de la DO Ribera del Duero, Alejandro Fernández.

Olga Fernández, que se negó a responder a las preguntas del representante legal de su padre, explicó que la sociedad, sin autorización del progenitor, tenía registradas las marcas como «comunitarias» en la Oficina de Patentes y Marcas de Alicante desde hace «tres o cuatro años» y que las explotaba porque Alejandro Fernández, que era el titular de las mismas, les había concedido una licencia. Sin embargo, explicaron fuentes del caso, «ese derecho de uso y esa licencia se revoca por parte del padre cuando le echan de la dirección». Según reconoció la declarante a preguntas de la jueza, la titularidad de dichas marcas, en España, sigue siendo de Alejandro Fernández.

Más información

El bodeguero atribuye a dos agentes de la propiedad industrial de la Sociedad González Vacas y a la nueva dirección de la empresa matriz, Alejandro Fernández Tinto Pesquera SL, la apropiación de la titularidad de las marcas, entre otras, Tinto Pesquera, Condado de Haza, Dehesa La Granja y El Vínculo y les acusa también de haber plagiado el diseño original de las etiquetas, el famoso arco de Pesquera.

Los dos agentes reconocieron en su declaración del pasado 9 de abril «que había sido una de las hijas, Olga Fernández, quien les encargó que inscribieran esas marcas en el registro de la propiedad a nombre de la sociedad matriz, aunque indicaron que desconocían que ello se hubiera producido sin conocimiento ni consentimiento del titular de dichas marcas, Alejandro Fernández».

Según el bodeguero querellante, tanto los integrantes de la sociedad González Vacas SL –con la que tradicionalmente trabajaba en la gestión y asesoramiento de sus marcas–, como la nueva administración de Pesquera habrían incurrido en un delito contra la propiedad industrial.

El fundador de Pesquera revocó en marzo y octubre de 2018 la cesión que había realizado como titular de las marcas a las bodegas.