Grupo Pesquera renueva su identidad en pleno conflicto familiar para ser Familia Fernández Rivera

Alejandro Fernández, fundador de Grupo Pesquera./GABRIEL VILLAMIL
Alejandro Fernández, fundador de Grupo Pesquera. / GABRIEL VILLAMIL

Incorpora la tercera generación a la compañía vitivinícola, las nietas de Alejandro Fernández y Esperanza Rivera

El Norte
EL NORTEValladolid

Grupo Pesquera se moderniza y renueva su identidad corporativa para pasar a denominarse Familia Fernández Rivera en pleno conflicto familiar y judicial con el patriarca de la bodega vallisoletana, Alejandro Fernández.

La directora general de la Familia Fernández Rivera, Lucía Fernández, ha explicado que este cambio «no es una ruptura» sino «continuidad» para la compañía, ya que llevan trabajando en este cambio más de año y medio.

«Nuestros logros son fruto del trabajo y la implicación de toda la familia durante más de 40 años, con el respaldo muy grande de nuestros padres Alejandro y Esperanza», ha explicado durante la presentación de la nueva imagen, informa Europa Press.

Más información

«Grupo Pesquera no reflejaba nuestra grandeza. El nombre estaba estrictamente ligado a un vino e invisibilizaba al resto de nuestras bodegas, fundamentales en nuestra trayectoria. La vida sigue y hay que adaptarse a los nuevos tiempos. Además, hay una tercera generación que se incorpora, gente joven que empuja y es necesario para la empresa acometer estos cambios», ha indicado sobre las nuevas incorporaciones familiares, de las cuales la gran mayoría son mujeres y nietas de Alejandro Fernández y Esperanza Rivera.

Con estos cambios, Familia Fernández Rivera se consolida como una empresa en la que cada unidad de negocio adquiere personalidad y protagonismo propios. Así, las bodegas Tinto Pesquera, Condado de Haza, Dehesa de la Granja y El Vínculo, y el Hotel AF Pesquera conforman la estructura de un grupo que trabaja para ser referente en el sector enológico español e internacional.

El grupo cerró su último ejercicio fiscal con unas ventas de 20 millones de euros y sus vinos y productos se comercializan en la actualidad en más de 70 países, además de contar con una plantilla de más de 120 trabajadores.

De esta forma, el grupo, además del cambio de nombre, también ha renovado su característico logo, pero «sin renunciar a los orígenes». La nueva imagen conserva los elementos superiores del arco de piedra mítico de Pesquera de Duero, pero con un diseño más moderno e innovador. Además de en el logo de Familia Fernández Rivera, el icónico arco está presente en Tinto Pesquera, Condado de Haza y el Hotel AF Pesquera, siendo el hilo conductor de todas las unidades de negocio de Ribera del Duero.

«Buscamos proyectar la marca hacia una dimensión más actual. Es nuestra manera de conectar con los nuevos clientes, más vanguardistas y exigentes y de estar en los mercados actuales, que son cada vez más competitivos», ha indicado la directora general, que ha explicado que tanto las etiquetas de los vinos como de los productos de cada una de las unidades de negocio, y la imagen del hotel también han cambiado.

«Respeto» al patriarca

Respecto al conflicto familiar y judicial en el que se encuentra inmersa la bodega de Ribera de Duero, las hermanas Fernández prefieren «no airear» lo que pasa dentro de la familia, pero no dudan en reiterar su «máximo respeto, cariño y admiración» hacía su padre, Alejandro Fernández, al tiempo de destacar la «gran labor» realizada por su madre durante todos estos años en la bodega.

La semana pasada la Fiscalía Provincial de Valladolid presentó una denuncia ante los Juzgados de Instrucción contra la exmujer y una hija del fundador del Grupo Pesquera, Alejandro Fernández, por presuntos delitos de falsedad en documento mercantil y público, administración desleal y de tipo societario, en relación a una operación que perpetraron en tanto maniobraban para echarle de la administración de las bodegas.

La guerra en la familia de Pesquera tiene relación con la separación de hecho del matrimonio, hace ahora dos años. Él cuenta con el apoyo de una de sus cuatro hijas y ella, con el de las otras tres. Juntas sumaban más participación en la empresa familiar, Alejandro Fernandez Tinto Pesquera S. L., ventaja que utilizaron para desplazar a ambos en los consejos de administración.