El agua causa destrozos en las Cortes y en el Centro Cultural Miguel Delibes

El agua penetró por las techumbres y anegó determinados espacios provocando destrozos en techos, suelos y mobiliario

Leonoticias
LEONOTICIASLeón

La fuerte tormenta de agua que descargó este martes por la noche en Valladolid, con 20,2 litros durante apenas diez minutos, ha causado destrozos en dos de los edificios más emblemáticos de la arquitectura contemporánea en esta ciudad: la sede de las Cortes de Castilla y León y el Centro Miguel Delibes.

Inaugurados en 2007 y próximos entre sí, en ambos casos el agua penetró por las techumbres, se derramó con especial virulencia, anegó determinados espacios y provocó destrozos en techos, suelos y mobiliario, aunque esta circunstancia no afecta al normal funcionamiento de ambos espacios.

En concreto, como han informado a Efe fuentes parlamentarias, el falso techo de uno de los pasillos laterales de la planta baja de las Cortes regionales ha cedido debido a las filtraciones, lo que ha dejado al descubierto el 'esqueleto' del edificio con los tubos del aire y el cableado eléctrico.

Asimismo, la fuerte lluvia también penetró en otras estancias, como en la cafetería y el garaje del edificio, ubicado a escasos 950 metros del Centro Cultural Miguel Delibes.

Desperfectos

No obstante, los desperfectos ocasionados por esta tromba de agua, que la propia Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha catalogado de torrencial, no ha afectado al desarrollo normal de la institución, que esta misma tarde tiene previsto la celebración de una comisión parlamentaria, curiosamente, de Fomento y Medio Ambiente.

Por otro lado, no es nuevo el caso del Centro Cultural Miguel Delibes, un espacio polivalente que agrupa un auditorio, un teatro experimental, una sala de música de cámara y las escuelas de arte dramático y de danza que aún no han comenzado el nuevo curso.

El agua penetró por la techumbre en la zona central del edificio, correspondiente a un espacio abierto, de gran extensión, donde se asienta la cafetería y una zona de esparcimiento que recibieron toda la descarga en forma de cascadas.

El suelo de madera, sillas, sillones, sofás y barra se han visto seriamente afectados, más incluso que en la anterior tormenta, el pasado 15 de abril, que también filtró agua aunque en menores proporciones y que obligó a la Junta de Castilla y León, propietaria de este recinto cultural, a afrontar obras de emergencia y reforma en el techo.

Fuentes de la Consejería de Cultura y Turismo han explicado a Efe que este departamento inspeccionará y evaluará los daños ocasionados para solventar un problema que se ha vuelto a repetir y evitar episodios similares en lo sucesivo.

El agua no ha afectado al auditorio ni al teatro experimental, tampoco a la sala de cámara, y un grupo de trabajadores y técnicos se han empleado toda la noche para achicar y dejar expedito los lugares anegados.