Paralizado el destierro del cura Ramos Gordón tras recurrir éste al Vaticano

José Manuel Ramos Gordón, durante un homenaje de sus fieles./
José Manuel Ramos Gordón, durante un homenaje de sus fieles.

Hasta que se emita la correspondiente resolución de sus alegaciones el párroco podrá continuar residiendo en la casa sacerdotal del obispado de Astorga

LEONOTICIASLeón

José Manuel Ramos Gordón, el cura acusado de abusos a menores y condenado a un destierro de diez años de la diócesis de Astorga por los casos de pederastia investigados en la misma, no cumplirá por el momento su pena.

No lo hará, porque según ha revelado este martes El País, ha recurrido su sanción al Vaticano dentro de los dos meses de plazo de los que disponía tras conocer la resolución de su caso.

Residencia en la casa sacerdotal

Ahora, y hasta que se resuelva el recurso, no será efectiva la condena impuesta y por lo tanto continuará viviendo en la casa sacerdotal de dicho obispado.

Ramos Gordón, que en la actualidad cuenta con 65 años, ha apelado ante la resolución efectuada por la Congregación de la Doctrina de la Fe y en la que se le condenaba por abusar de un menor en el colegio Juan XXIII de Puebla de Sanabria (Zamora) entre los años 1981 y 1984.

A la espera

En julio de 2016 el obispado de Astorga le apartó de la parroquia de Tábara (Zamora) -donde residía desde 1990-después de que una víctima le denunciase en 2014 a través de una carta al Papa por abusos en el seminario menor de La Bañeza a finales de los ochenta, según recuerda el citado diario.

El obispo Juan Antonio Menéndez, actual presidente de la comisión antipederastia de la Conferencia Episcopal, está obligado a mantener la acogida del párroco hasta que la sentencia de su caso se haga firme tras el recurso ahora presentado.

Contenido Patrocinado

Fotos