El día a día en el Ayuntamiento de Valdefresno

José Pellitero, en su despacho en el Ayuntamiento de Valdefresno. / I. Santos

El ir y venir de llamadas marcan el ritmo de los frenéticos días de José Pellitero al frente del Ayuntamiento de Valdefresno, con un despacho abierto de par en par para sus vecinos

A. CUBILLAS
A. CUBILLASValdefresno

Pasan 10 minutos de las ocho de la mañana cuando una nueva jornada arranca en el Ayuntamiento de Valdefresno. Aunque para el alcalde José Pellitero el día comenzó minutos antes, en el bar de Valdelafuente, allí y bajo el aroma de un café, toma el pulso a la actualidad diaria de la provincia.

Una ojeada rápida, no hay tiempo para más. La agenda apremia. Dos reuniones, tres visitas y varios contratos encima de la mesa por firmar para empezar. Aunque primero, una pausa. Hoy es un día especial y la primera llamada es para su hija, Andrea, es su cumpleaños.

Su despacho, el espejo de su personalidad. En su escritorio, montones de papeles y una agenda abierta de par en par. La imagen de 'El Junco de la Sobarriba' como fondo del escritorio de su ordenador delata su pasión por la lucha leonesa.

Al fondo, un gran mesa presidida por la imagen de las 20 localidades del municipio y un estante lleno de libros, trofeos y fotografías, con grandes amigos, algunos hoy ya añorados. Y un papel en el que se puede leer 'Aún creo en mirar a los ojos de la gente'.

«Mi madre siempre dice que hace más el que quiere que el que puede. Hay días en los que no hay horas suficientes. Pero he venido aquí voluntariamente y tengo que responder a mis vecinos»

Porque si algo es fundamental para Pellitero es el de mirar a los ojos y decirle la verdad. Aunque no guste. «Cuando te llaman o te visitan tienes la obligación de decirle la verdad. No puedes hacer el paripé o darle una palmadita en la espalda para quitártelo del medio. Aunque sea duro. Si eres sincero, lo entenderán».

Su despacho en la planta baja, a escasos 100 metros de la puerta, al fin de cuentas defiende por encima de todo, la proximidad con sus vecinos. «Siempre al lado de tus vecinos, es mi premisa», asegura Pellitero, que tiene al «cien por cien» abiertas las puertas de sus despacho.

El teléfeno de Pellitero suena una media de 60 veces al día.
El teléfeno de Pellitero suena una media de 60 veces al día.

Alcalde al habla

Un día a día en el que el sonido de su móvil marca el ritmo. Sin parar. «Y así todo el día», bromea Pelllitero, tras recibir la quinta llamada en apenas cinco minutos. «Tengo una media de 60-70 llamadas al día. Eso sí, si no contesto en el momento, siempre y a todo el mundo le devuelvo la llamada».

Al fin de cuentas, entiende que es su obligación y para lo que los vecinos le han sentado en el sillón de alcalde. «Si ves que no vas a responder, que las horas del día no te dan o no estás dispuestos a atender a tus vecinos, igual debes dedicarte a otra cosa», puntualiza Pellitero.

En una de esas llamadas, recibe la petición de una vecina que ha alertado de la aparición de un caballo muerto. Y, de inmediato, puso en marcha un mecanismo para agilizar la solución. «El día que no hay problemas, no es día. Pero para eso nos han puesto los ciudadanos».

Reconoce que el municipio es extenso y que es complicado tener ojos en cada esquina, sin embargo, intenta cada día recorrer varias localidades, incluso de madrugada.

La anécdota: Estando de vacaciones, Pellitero fue alertado de un incendio registrado en el municipio. De inmediato llamó al 112 para activar la alarma. Sin embargo, el 112 era el de Andalucía.

La industria se ha convertido en una prioridad para su municipio, por ello en su agenda de hoy está el encuentro con un empresario que está inmerso en una ampliación de sus instalaciones con una inversión de más de dos millones. «Soy el responsable de desarrollo rural y mi obligación es agilizar los trámites al máximo y facilitar el asentamiento. Al fin de cuentas, redundará en el beneficio del municipio».

Un cargo que compagina con el de secretario de política municipal en el PSOE de León y que junto a su figura de alcalde le mantienen ocupado el «cien por cien» del día, lo que le impide, lamenta, echar la partida que tanto le prestaba y disfrutar de una de sus grandes pasiones, la caza.

Pellitero visita la obra de una empresa que amplia su presencia en el municipio.
Pellitero visita la obra de una empresa que amplia su presencia en el municipio.

Pese a todo, encara cada día con ilusión y como lo que es, un servidor público, el servidor de los vecinos de Valdefresno. Por ello, Pellitero luce la chaquetilla de alcalde de Valdefresno las 24 horas los 365 días del año, incluso en vacaciones, cuando alertado de un incendio llamó al 112 sin percatarse que estaba en el Sur de España.

Por su objetivo es hacer de su Valdefresno natal un municipio marcado por el progreso y el bienestar.