Silván lleva al corazón económico la fortaleza de un León optimista y vitalista y urgen un plan «agresivo» contra la despoblación

El alcalde de León, Antonio Silván, en el Fórum Europa de Madrid.

El alcalde de León, arropado por una amplia representación política, empresarial y social, defiende en el Fórum Europa de Madrid un futuro de oportunidades en la capital y la provincia

J. CALVO | NACHO BARRIO Madrid

En el corazón económico y empresarial del país, ante un abarrotado auditorio con más de 400 invitados, con la presencia de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaria, y arropado por un amplio elenco de representantes políticos y sociales en el más amplio sentido de la palabra, el alcalde de León, Antonio Silván, ha defendido a primera hora de este martes un proyecto de futuro para León y para los leoneses.

En detalle

Lo ha hecho advirtiendo su pleno convencimiento de que la realidad de la capital de la que es alcalde, y de la provincia en la que se enmarca, puede y debe estar cargada de optimismo no sin desconocer los problemas que deberán sortearse en el camino.

Y precisamente, Silván ha reclamado, de manera humilde, la "ayuda" al Gobierno, a la Unión Europea y al sector privado para hacer frente a un "desafío" como es la despoblación a través de un pacto de Estado que "corrija el amplio desequilibrio entre el interior y la periferia peninsular".

Antonio Silván ha asegurado que León tiene "importantes desafíos de futuro" como son el envejecimiento y la despoblación y ha precisado que la crisis demográfica "conlleva problemas inducidos por la pérdida de pulso económico, la pérdida de capital humano o un incremento de los costes de los servicios públicos".

Antonio Silván ha asegurado que León tiene "importantes desafíos de futuro" como son el envejecimiento y la despoblación y ha precisado que la crisis demográfica "conlleva problemas inducidos por la pérdida de pulso económico, la pérdida de capital humano o un incremento de los costes de los servicios públicos".

Tierra de oportunidades

Igualmente, el alcalde de León ha pedido ayuda al sector privado a quienes ha invitado a "explorar" esta tierra y vean "una oportunidad para invertir y consolidar proyectos empresariales"

Pero Silván ha rechazado "parches que atenúen la tendencia", ya que no sólo León sino todo el interior peninsular "necesita un plan integral y agresivo" con la participación del Gobierno y de la Unión Europea y que contenga iniciativas relativas a fiscalidad de las empresas, impulso de las infraestructuras y sectores estratégicos, incentivo a la natalidad o al retorno de emigrados.

Son "problemas importantes, problemas de país que tienen un denominador común y que afectan a todas la generaciones de españoles, incluso a quienes no han nacido", ha enfatizado Silván, quien cree que para hacer frente a estos problemas es necesario el consenso mayoritario ya que es responsabilidad "de todos".

Objetivos

Nadie ha querido fallar a la cita en el hotel Ritz de Madrid para evidenciar que la creencia del primer edil leonés no es un asunto menor, sino una convicción remarcada por el mismo en tres palabras reiteradas a lo largo de su intervención: «Yo me lo creo».

Antonio Silván se cree León y ese convencimiento ha llegado a todos los sectores que se han dado cita en el Fórum Europa que ha protagonizado en una intensa mañana social, empresarial y política.

Un ambición que se dejó ver desde el primer momento de su intervención: «¿Cuál es nuestro objetivo? Ser una ciudad más competitiva en un mundo global, una ciudad más atractiva en todos los aspectos, atractiva para turistas, más incluso de lo que ya somos, y atractiva fundamentalmente para proyectos empresariales e industriales que contribuyan a generar actividad económica y empleo, nuestros objetivos… prioritarios, compartidos e irrenunciables».

A un autitorio que rompió en aplausos a lo largo de la intervención del alcalde leonés Silván le ha recordado la necesidad de hacer valer las fortalezas de la ciudad encaminadas, de un modo esencial, en dos ejes de actividad.

Premisas

«Dos son las premisas sobre las que pivota la actuación del Ayuntamiento de León para hacer de León una ciudad atractiva a la inversión: la relación constante con el tejido empresarial leonés y la mejora del ecosistema empresarial de la ciudad», aseguró.

En lo referente al primer punto, Antonio Silván recordó que siempre ha tenido clara «la máxima de que son las empresas quienes generan empleo, riqueza y dinamismo económico. Por ello, durante estos casi tres años como alcalde he mantenido una cercanía total tanto con el tejido empresarial leonés como con potenciales inversores».

«Esta actitud no es un fin en sí mismo, sino el medio para lograr una mayor comunicación y conocimiento mutuo. El medio para, en definitiva, generar una relación de confianza mutua en un marco de trabajo permanente», ha sentenciado.

Estabilidad política y social

En cuanto a la mejora del ecosistema empresarial, ha recordado a lo largo de su intervención, «León prioriza sobre todo la estabilidad política y social. León es una tierra que puede presumir como pocas de estas dos cualidades. León siempre ha gozado de unos estándares elevados de estabilidad, situándose hoy en día, quizás, en su punto más elevado, en contraste con el de otras zonas de España, siendo, destacadamente, uno de los hechos diferenciales de León. Y ello nace de una actitud responsable de diálogo y colaboración de todos los agentes, sociales, económicos y políticos».

Esfuerzo, tensión y tensón empresarial para conseguir un objetivo fuera de toda duda: «Y si tenemos claro el camino, también tenemos claro el objetivo: un modelo productivo capaz de generar riqueza y empleo de calidad de manera sostenible».

«Como decía antes, tenemos los mimbres para ello. Tenemos infraestructuras, buenas comunicaciones, espacios empresariales, espacios tecnológicos, nuestra universidad, y tenemos también unidad de acción, como quedó demostrado recientemente con León, Capital Española de la Gastronomía», ha sentenciado.

Contenido Patrocinado

Fotos