La Universidad de León avanza en la creación de dos institutos de investigación tecnológica y agroalimentaria en el Campus de Vegazana

Juan Francisco García Marín, en los encuentros de leonoticias. / I. Santos

Juan Francisco García Marín encara su cuarto año como rector con el reto de impulsar un colegio mayor y un vivero de empresas en la capital, dos proyectos retrasados en tiempo tras priorizar la reparación de las instalaciones actuaciones con cuatro millones de inversión

A. CUBILLAS | N. BARRIO
A. CUBILLAS | N. BARRIOLeón

Humano, sincero, autoexigente, trabajador y, por encima de todo, docente. Juan Francisco García Marín asume desde abril del 2016 el birrete negro de la Universidad de León, un 'asalto' que hizo con el objetivo de devolver la ilusión y dotar de movimiento a la institución.

Tras tres años al frente del Rectorado, Marín, que compagina su cargo con la labor lectiva en Veterinaria, se sienta en los Encuentros de leonoticias para abordar el pasado, el presente y el futuro de la Universidad. Lo hace, confiesa, con los deberes hechos, aunque consciente de que aún queda mucho camino por recorrer pero con el reto de cerrar objetivos en el próximo año.

Encuentros leonoticias

Logró, como objetivo prioritario, consolidar el mapa de 40 titulaciones, que se completó con la incorporación en el campus de Ponferrada con Podología, y activar una nueva oferta de másteres, lo que ha permitido liderar el crecimiento de matrícula a nivel autonómico.

Ahora y una vez consolidada los programas de grado, máster y doctorado, su reto más inmediato pasa por plantear nuevas titulaciones relacionadas con profesiones de interés y novedosas, que se enmarquen en el ecosistema económico de León.

Y por ello, apuesta por impulsar nuevos estudios en materia tecnológica y en el campo de la agroalimentación, teniendo en cuenta, puntualizó, que la de León es la Universidad que mayor potencial tiene en el ámbito alimentario en Castilla y León por su tradición con Veterinaria, Agrícolas o Tecnología de los Alimentos.

«Llevaba 10 años sin tocarse el campus, salvo pequeñas reparaciones. Hemos tenido que invertir cuatro millones y eso me preocupa porque hemos tenido que retrasar proyectos como el colegio mayor»

«Llevaba 10 años sin tocarse el campus, salvo pequeñas reparaciones. Hemos tenido que invertir cuatro millones y eso me preocupa porque hemos tenido que retrasar proyectos como el colegio mayor»

«El tecnológico es un sector pujante al igual que la agroalimentación a pesar de ser un área clásica. Por ahí deberíamos empezar». Y, precisamente, uno de sus grandes retos es el desarrollo de dos institutos de investigación relacionados con la tecnología y la industria alimentaria. «Tenemos potencial», señaló el rector, que advirtió que ya se está trabajando en estos proyectos.

Investigación

Precisamente, la labor investigadora ha sido y es para García Marín uno de los grandes desafíos. Su objetivo, proyectar al exterior la labor de la ULE. Una filosofía que le ha permitido triplicar el número de proyectos europeos en estos tres años y la constitución de una oficina propia de proyectos de investigación a nivel internacional.

Es más, según puntualiza, en la actualidad la ULE ya ha superado a las universidades de Burgos y Valladolid en materia investigadora, situándose sólo por debajo de Salamanca. Aunque para Marín es necesario ir más allá y crecer. «Debemos reforzar la investigación aportando más facilidades y, sobre todo, agilizando los contratos con las empresas», señala el rector, que reconoce que es clave para subir posiciones en los ránquines educativos.

Y, precisamente, en este punto lanzó un guante al Gobierno, al que instó a incluir una corrección para que se valore en los mismos parámetros la labor docente y la investigadora. Al fin de cuentas, puntualiza, la Universidad de León está situada entre las 400 mejores del mundo en Educación y entre las 100 primeras en Veterinaria. «Aquí parece que todo el mundo en docencia es bueno y no es así».

«Tras consolidar nuestra oferta es tiempo de pensar en grados relacionados con sectores novedosos y pujantes, como el sector tecnológico o el agroalimentario en el que la ULE va por delante en el ámbito autonómico»

«Tras consolidar nuestra oferta es tiempo de pensar en grados relacionados con sectores novedosos y pujantes, como el sector tecnológico o el agroalimentario en el que la ULE va por delante en el ámbito autonómico»

Deterioro del campus

Su tercera gran línea de actuación pasa por la construcción de nuevas infraestructuras que, si bien, se ha visto lastrada por la urgente necesidad de acometer obras en los campus, especialmente en el de Vegazana, lo que se ha traducido en un desembolso de cuatro millones de euros en estos tres años.

Un aspecto en el que se muestra especialmente crítico. «El campus llevaba 10 años sin tocarse salvo pequeñas reparaciones. Llevamos gastados cuatro millones y es algo que me preocupa porque ese gasto no se puede destinar a nuevos proyectos».

Sin embargo, Marín veía imprescindible dar un lavado de cara a diferentes facultades. Eso sí, puntualiza, a pesar de las deficiencias existentes, ninguna de ellas presentaba fallos estructurales. De ser así, se hubiera desalojado a los alumnos.

«Se caían las paredes de un hall, no había salidas de emergencias, había que suprimir los tejados e incluso las paredes de fibrocemento, renovar ventanas... y así, un suma y sigue que absorben dinero».

Actuaciones que han frenado, reconoce García Marín, proyectos como la construcción de un colegio mayor en el campus de Vegazana, «que creo que es necesario», así como un edificio que pueda albergar los servicios de la nueva oficina de investigación, un vivero de empresas o una residencia en Ponferrada.

¿El futuro?

Objetivos cumplidos y nuevos retos que centrarán el cuarto año como rector de la Universidad de León que, por el momento, se reserva desvelar si optará a la reelección. «Lo trasladaré a su debido tiempo pero aún es pronto», señala Marín, que reconoce sentirse satisfecho por la labor realizada a pesar de que reconoce ser una persona muy exigente consigo mismo.

Lo que si niega y con rotundidad es su traslado a Zaragoza, como así se rumorea en los círculos universitarios, o el salto a la política, como hiciera su antecesor. «Jamás, olvídate, no te quepa la menor duda que no».

Mientras se centra en trabajar y compaginar su apretada agenda de rector con la de docente en Veterinaria, lo que le permite tomar el pulso al día a día del campus. «Me entusiasma seguir activo en una faceta como la docencia además me permite tener contacto con las aulas porque el Rectorado está un poco aislado», concluye García Marín.

«Hemos tenido más de 30 obras a la vez. Rematar las obras de reparaciones nos lastran pero eran necesarias», señaló Marín, que aseguró que se está actuando en el conjunto del campus de Vegazana, más allá del edificio de Filosofía y Letras que fue escenario de una protesta y encierro estudiantil.

Actuación que también afecta a la zona verde del campus, con la contratación de una empresa externa para su mantenimiento y la previsión de impulsar nuevas áreas ajardinadas. «Estaba hecho un desastre y necesitaba inversión».

En cualquier caso, Marín advierte que ninguno de los proyectos está descartado y confía en dar salida a estas nuevas infraestructuras claves, remarca, para el desarrollo y crecimiento de la Universidad de León.

Internacionalización

La cuarta pata que sustenta la mesa de trabajo de García Marín es la internacionalización de la Universidad y que le ha permitido crear sinergias en materia investigadoras e intercambios con centros norteamericanos, marroquíes o chinos.

Y enmarcado en este objetivo, recordó, se ha constituido un consorcio entre las cuatro universidades para afrontar su salida al exterior, más allá del intercambio de profesores, alumnos e investigadores.

«Las cuatro universidades viajamos a Texas y nos presentamos bajo esa unidad que ha permitido establecer intercambios a partir de verano«, señaló Marín, que recordó que en una segunda fase que confía en que se ponga en marcho el próximo curso se impulsarán intercambios en materia investigadora.