'Fake news', un hervidero de ciberataques

'Fake news', un hervidero de ciberataques

Las noticias sensacionalistas, los rumores y los bulos no sólo contribuyen a la 'infoxicación' de los usuarios, también pueden ser la puerta de entrada para los virus informáticos

Isaac Asenjo
ISAAC ASENJOMadrid

Lo confirma la ciencia: Las 'fake news' se extienden más rápido que la verdad. Enganchan, generan más interacción y se comparten aún más. Un simple tuit o WhatsApp puede causar estragos con solo unos pocos caracteres y la velocidad a la que las historias pueden viajar por el mundo a través de Internet es de vértigo.

Este tipo de noticias sensacionalistas, los rumores y los bulos no sólo contribuyen a la 'infoxicación' de los usuarios, también pueden ser la puerta de entrada para para ataques de spam por email o por mensajes SMS, campañas de phishing o malware. Este tipo de informaciones suele compartirse de forma masiva en las redes sociales, lo que permite a los 'hackers' alcanzar a un gran número de víctimas.

Este martes, en el Día de la Internet Segura, la firma de seguridad informática McAfee ha querido señalar esta nueva fuente de ciberataques del entorno online. Recientemente WhatsApp ha establecido nuevas reglas, y en su batalla contra el 'spam' y la desinformación, la plataforma de mensajería solo deja reenviar cinco veces un mensaje.

Según un estudio del instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, en EE UU), analizaron 126.000 historias difundidas en Twitter entre 2006 y 2017, con más de 4.5 millones de tuits de unos 3 millones de personas. El equipo utilizó evaluaciones de seis organizaciones independientes de verificación de datos para clasificar la verdad o la falsedad de estas historias, estimando que existen unos 48 millones de bots (programas que replican de forma mecánica los tuit) en Twitter y 60 millones en Facebook. Según los expertos, las 'fake news' tienen un 70% más de probabilidades de ser replicadas». Los cibercriminales aprovechan la facilidad con la que los usuarios comparten 'fake news' para infiltrar amenazas y hacerse con su información personal, sus datos bancarios o su historial de navegación, con el objetivo de extraer un rédito económico del usuario.

Ser capaz de identificarlas es una habilidad indispensable para navegar online de manera responsable. Aunque existen múltiples maneras de prevenir estos ataques, existen varios factores claves en los que fijarse.

El nombre del dominio

¿Es exactamente igual que la página oficial del medio o tiene alguna alteración? Si el mensaje contiene un link que redirige a otro site, probablemente sea una fuente de malware.

Examinar las fuentes

¿Es un medio o un portal conocido? Si el usuario es incapaz de localizar la fuente, lo más prudente es no hacer click o denunciar. Especialmente si, al recibir la noticia por alguna plataforma de mensajería, el mensaje contiene una llamada a reenviarlo a sus contactos.

Atención a las fechas

¿La historia está actualizada o es reciente? A menudo, las 'fake news' que esconden amenazas toman como referencia publicaciones antiguas que ya no tienen relevancia.

Otros medios cubriendo el asunto

¿Se trata de un artículo aislado o hay otros medios dándole cobertura al mismo tema? Si no existen otras publicaciones, el usuario debería indagar más.

Apelar al estilo

Si la web está plagada de errores ortográficos y mal uso de las mayúsculas, e incluye opiniones polarizadas o imágenes de chicas en bikini, existen muchas posibilidades de que no sea legítima.

Más información

 

Fotos