El futuro de la televisión pasa por el 8K

Promoción de televisores 8k en el IFA. /Christian Mang (Reuters)
Promoción de televisores 8k en el IFA. / Christian Mang (Reuters)

Las primeras pantallas llegarán a España en octubre de la mano de los grandes fabricante coraeanos

JOSÉ A. GONZÁLEZBerlín (Alemania)

Un año más, la Internationale Funkausstellung Berlin (IFA) ha abierto sus puertas para mostrar al mundo las últimas tendencias en el sector de la tecnología, presentadas como las grandes apuestas para los próximos ejercicios. Eclipsada por los cada vez más frecuentes eventos privados de las marcas, la IFA berlinesa se ha quedado huérfana de grandes anuncios en el segmento de los smartphones. Con el Galaxy S9 y Note 9 de Samsung en el mercado, con el Mate 20 en el horno y con la vista puesta en el Teatro Steve Jobs de Apple el 12 de septiembre, toda la atención se dirige ahora hacia el hogar.

Un total de 25 pabellones componen la Messe Berlin, recinto donde se celebra la IFA, y que acogió en 2017 a 253.000 visitantes de todo el mundo. Casi 2.000 expositores donde han reinado las televisiones y concretamente las pantallas 8K.

Esta es la gran apuesta de la industria. El mercado de los televisores ha crecido este verano en torno al 25% gracias al Mundial de Rusia y con un denominador común: las deseadas pantallas de 55 pulgadas. Un aumento del tamaño que las firmas esperan que llegue a las 70 pulgadas en 2025. «El mercado está girando a pantallas por encima de 65 pulgadas», afirman fuentes de Samsung a este periódico.

En la actualidad, los televisores de 75 pulgadas crecen a un 100% con respecto a periodos anteriores y «a partir de las 55 pulgadas, los píxeles son más grandes y se necesita más resolución», señalan los expertos del mercado. Así se llega a los televisores 8K que cuentan con 33 millones de píxeles. Cifras muy lejanas del Full HD de 2 millones de píxeles, que reina en los hogares españoles.

Un desembarco de la alta resolución que no ha llegado a los contenidos. Hablar de 4K en España es un deseo, ya que tan solo se ofrece esta resolución en algunos contenidos de Netflix, Amazon Prime Video o en televisión de pago a través de Vodafone y Orange.

¿Pero si no hay contenido ni en 4K, por qué 8K? Esta ha sido la pregunta estrella en los expositores de las firmas que han apostado por estos monitores. La respuesta ha sido clara: la inteligencia artificial.

Aunque pueda parecer mentira, también es la clave en los televisores y no para hacer una parrilla televisiva al gusto del espectador. A la espera de la llegada de contenidos nativos en 7680x4320 píxeles u 8K, las grandes tecnológicas echan mano del escalado.

Gracias a esta tecnología y a los algoritmos, la industria se prepara para el desembarco de pantallas gigantes equipadas con chips inteligentes de última generación. Es el camino que ha tomado Samsung que ha equipado a sus nuevas televisiones con el Quantum Processor 8K que no incorpora un algoritmo, sino «256 no fijos». Gracias a este sistema, la inteligencia artificial es capaz de mejorar la señal y aumentar los píxeles hasta llegar al nuevo 8K. Además, el Q900R de Samsung cuenta con la tecnología Direct Full Array Elite para conseguir un mejor contraste y un control preciso de la retroiluminación.

En octubre en España

Samsung trae en octubre a España, los primeros televisores 8K en tres versiones 65, 75 y 85 pulgadas. La marca también ha desvelado los precios de sus nuevas pantallas: 4.999 euros para la versión de 65 pulgadas, 6.999 euros para la de 75 y, por último, la de mayor tamaño alcanzará los 14.999 euros. Por su parte, LG traerá sus 8K a España en septiembre de 2019 e incluyen modelos LED y OLED de 88 y 75 pulgadas.

El foco está en los Juegos Olímpicos de Tokio que se celebrarán en 2020. Hablar allí de 8K es algo normal. La cadena nipona NHK emitió ya en 2016 una actuación de Los de Río en esta resolución. Según datos de la consultora IDC, en 2017 se vendió un 10,3% más en el apartado de 'wearables', que en números absolutos supone 115,4 millones de dispositivos por 104,6 millones del año anterior. Números que han puesto las pilas a las tecnológicas y han puesto a punto su maquinaria para vigilar la salud de sus consumidores.

Uno de los anuncios más esperados ha sido el exoesqueleto de LG, desarrollado conjuntamente con SG ROBOTICS. LG CLOi Suitbot, que así se llama, es un sistema robótico que alcanza la zona lumbar creado y construido para ayudar a personas con limitaciones físicas. Cuenta además con sensores destinados a recoger datos en tiempo real.

Pero la gran preocupación en materia de salud está en las horas de descanso de los usuarios. En los últimos meses, las principales tecnológicas abordan la creación de apps para evitar el abuso de la tecnología. Google, Youtube, Apple, Facebook ya avisan del tiempo que se hace de sus servicios.

Casi el 40% de las personas entre 25 y 54 años duermen de noche menos de las siete horas de sueño recomendadas, lo que crea ciertas dificultades para rendir al 100% al día siguiente. Philips se ha fijado en ellos y ha creado un pequeño casco que «mejora activamente la profundidad y la duración del sueño», explican. A través de dos pequeños sensores y gracias a la inteligencia artificial identifican con precisión las diferentes etapas de sueño de una persona durante la noche. Cuando detecta períodos de sueño profundo, interviene con tecnología clínicamente probada para aumentarlo en tiempo real con tonos auditivos personalizados.

Contenido Patrocinado

Fotos