Andalucía realiza el primer trasplante de piel con células del paciente y un derivado de algas

Preparación de la piel en el quirófano./
Preparación de la piel en el quirófano.

Un mes después de la intervención la piel artificial realiza sus funciones con normalidad

CECILIA CUERDOsevilla

La sanidad andaluza acaba de realizar el primer trasplante en España de piel fabricada con células madres del propio paciente y agarosa, un derivado de un alga marina que aumenta su grosor para facilitar su manipulación y la adhesión al cuerpo. Un mes después de la intervención, la injertada realizada sus funciones con normalidad, según el equipo médico, y la paciente, una joven de 29 años que tenía el 70% de la superficie corporal quemada, podría ser dada de alta en un mes.

La patente andaluza es pionera al combinar ingeniería tisular y nanaestructuras para dar más elasticidad y permitir tratar la piel, según han detallado el consejero andaluz de Salud, Aquilino Alonso, y el de Economía y Conocimiento, Antonio Sánchez Arellano. Se trata de un proyecto en el que diversos equipos de hospitales andaluces llevan trabajando años, siguiendo los estándares europeos de fabricación de medicamentos (GMP, de sus siglas en inglés Good Manufacturing Practices).

Según han detallado en rueda de prensa esta mañana en Granada, donde se ha realizado la operación, la intervención es novedosa porque se ha empleado una nueva fórmula que incorpora el proceso de fabricación de la piel agarosa, una sustancia química extraída de un alga marina no usada hasta ahora en cultivos de piel y que se ha revelado como un elemento crucial para el manejo clínico de la misma, mejorando su capacidad de adhesión y de sutura. El empleo además de células madre del propio paciente evita rechazos, reduce las posibilidades de infecciones y aumenta la recuperación de la paciente.

Láminas de piel de 4 centímetros cuadrados

Asimismo, se ha recurrido a la nanoestructuración por presión, lo que ha mejorado las propiedades relacionadas con la capacidad de deformación de la piel para adaptarse con la máxima precisión a la superficie sobre la que se aplica.

En este sentido, el equipo que ha participado en la intervención, realizada el pasado mes de junio, ha detallado que el proceso de creación de la piel artificial se inició a partir de dos láminas de piel de 4 centímetros cuadrados cada una. Con esa base, se han podido fabricar en cuatro semanas 5.900 centímetros cuadrados para cubrir la totalidad de los miembros superiores e inferiores, región cervical, tórax, abdomen y hemiespalda izquierda. Un mes después del trasplante, llevado a cabo en dos sesiones quirúrgicas, la paciente tiene una buena evolución, y los diferentes análisis de la piel muestran una mejoría progresiva en parámetros como el pH, la temperatura cutánea y la pérdida de agua, lo que indica que la piel se está implantando de forma adecuada y desempeñando sus funciones correctamente.

El equipo médico se muestra satisfecho y confía en que la paciente pueda ser dada de alta en 3 ó 4 semanas, dado que la joven se encuentra consciente y orientada, camina sin ayuda y con buena funcionalidad de brazos y piernas. De momento, continúa con curas diarias.

El avance sanitario, que se plantea como una solución viable para la supervivencia de los grandes quemados, cuyo pronóstico es infausto hasta ahora. El trasplante y la fabricación de la piel artificial ha sido llevado a cabo bajo la coordinación de la Iniciativa Andaluza en Terapias Avanzadas, los equipos del Departamento de Histología de la Universidad de Granada, la Unidad de Producción Celular e Ingeniería Tisular del Complejo Hospitalario de Granada y la Unidad de Gestión Clínica de Cirugía Plástica y Grandes Quemados del Hospital Virgen del Rocío.

Sustitutos cutáneos alogénicos

Todos ellos trabajan también en la creación de sustitutos cutáneos alogénicos (los que no proceden del propio paciente), que se convertirían en una solución terapéutica temporal mientras se implanta y regenera la piel definitiva. Estos sustitutos son fundamentales para las primeras horas tras sufrir quemaduras de gravedad vital, ya que evitan que el paciente fallezca por perdida de líquidos o infecciones.

Para la creación de esta piel temporal se está utilizando también una matriz de fibrina y agarosa, en la que se incorporan los fibroblastos de donante, que se cultivan y se criopreservan con antelación. Su ventaja está en que puede estar disponible en 48-72 horas, lo que lo hace idóneo para la cobertura temporal hasta disponer de la piel artificial autóloga. Este elemento temporal ya se ha utilizado con la autorización de la Agencia Española del Medicamento como uso compasivo, en el segundo paciente con el 70% del cuerpo quemado que se beneficiará del trasplante de piel autóloga, y se utilizará de manera inminente en un paciente con quemaduras en más del 40% de superficie corporal.