«Nunca llovió que no escampara»

«Nunca llovió que no escampara»

Los hosteleros asturianos utilizan todos los recursos posibles a su alcance para llamar la atención de los visitantes

E.C.

Paraguas, catiuscas, chubasqueros, la moda de verano en Asturias está muy clara este acuoso verano. Tanto que la playa, destino de leoneses, pese a lo que está dando de que hablar por las manchas y algunas quejas de usuarios, tampoco es que se esté usando mucho y los biquinis y bañadores siguen en la bolsa a la espera de lucirse bajo el sol.

Eso sí para retener a los turistas hay quien tira de humor y ese refrán de 'al mal tiempo buena cara' llega a la hostelería que busca recursos para llamar la atención de los clientes mientras las terrazas no se llenan.

Es el caso de Armando Rodríguez, dueño de El Globo, quien acaba de colocar en su sidrería un cartel que dirigiéndose a los clientes reza: «Señores turistas, no nos abandonen. No se marchen de Gijón, tengan fe. Que nunca llovió que no escampara».

No sabemos si los clientes le harán caso o no, el caso es que el cartel llama la atención y hace que los curiosos se paren delante del escaparate y quién sabe, igual incluso entren al local a tomar un culín de sidra mientras esperan a que un día de estos salga el sol.

 

Fotos