Nace la primera asociación en España para atender a las víctimas de abusos en la Iglesia

El arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, rezando durante la misa en la que pidió perdón, junto a otros curas, por los casos de abusos sexuales en la Iglesia de Granada. /AFP
El arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, rezando durante la misa en la que pidió perdón, junto a otros curas, por los casos de abusos sexuales en la Iglesia de Granada. / AFP

En Acogida Betania participan 17 profesionales con experiencia en el campo, entre los que está Gema Varona, presidenta de la Sociedad Vasca de Victimología

DARÍO MENORCorresponsal en Roma (Italia)

«Queremos prestar un acompañamiento integral a las víctimas de abusos sexuales cometidos dentro de la Iglesia. Deseamos escucharles, acogerles, responder a sus necesidades terapéuticas, legales y espirituales y estar a su lado en todo el proceso de sanación y recuperación tras el trauma y el dolor tan grande que han sufrido». Con este objetivo nace la Asociación para la Acogida y el Acompañamiento Betania, la primera iniciativa de este tipo en España y que reúne a 17 profesionales con experiencia en la atención a personas que sufrieron abusos por parte de sacerdotes y religiosos.

La presidente de esta nueva entidad es María Teresa Compte Grau, experta en victimología, quien subraya que se trata de una asociación «civil e independiente» en la que hay laicos, religiosas y eclesiásticos que se reconocen en los principios de la doctrina social de la Iglesia. Aunque los obispos de nuestro país han sido informados por carta del nacimiento de esta iniciativa, no existe vinculación alguna con la Conferencia Episcopal Española (CEE) ni con la comisión creada en octubre para actualizar los protocolos eclesiásticos sobre abusos.

«Nos consideramos parte de la Iglesia y buscamos una solución desde dentro, pero hemos querido constituirnos como asociación civil para garantizar nuestra independencia. Ya nos hemos visto con varios obispos. En algunos su reacción ha sido más cálida y en otros más fría», cuenta Covadonga Orejas Fernández, religiosa de las Hermanas Carmelitas de la Caridad Vedruna y secretaria general de la asociación. «Yo estuve 15 años de misionera en África, donde afronté este problema, y me quedé sorprendida al volver a España y ver que no había espacios para hablar sobre acogida y prevención», reconoce Orejas.

También forma parte de Acogida Betania Gema Varona, presidenta de la Sociedad Vasca de Victimología y docente del Instituto Vasco de Criminología. Este centro dependiente de la UPV/EHU participa en un ambicioso proyecto de estudio junto a la Universitat Oberta de Catalunya y la Universidad de Barcelona sobre abusos sexuales cometidos en la Iglesia española.

«Cuando trabajas con víctimas te das cuenta de que hay que unir esfuerzos y hablar más. Si no hablas de los abusos parece que no existen. En otros países han surgido grandes casos, ha habido demandas colectivas o los Gobiernos crearon comisiones de investigación, pero en España no se ha tratado apenas», lamenta Compte. «El único modo de entender el problema es escuchar a las víctimas. Lo que ha hecho hasta ahora la Iglesia es insuficiente. Debemos crear una mentalidad de acogida y poner en marcha un proceso de acompañamiento en todos los campos. Es un derecho de las víctimas y es nuestro deber dárselo».

La asociación ofrece a entidades eclesiales organizar cursos sobre sensibilización y respuesta ante los casos de abusos sexuales. Su nacimiento llega a menos de un mes de la conferencia sobre pederastia convocada por el Papa en el Vaticano con los episcopados de todo el mundo.

 

Fotos