Los Bomberos luchan en Toledo y Madrid para que fuego no avance hacia las poblaciones de Almorox y Cadalso

Incendio declarado en el municipio de Almorox en Toledo / EFE

El incendio ha arrasado más de 2.000 hectáreas en ambas provincias | Se ha desalojado una urbanización y más de 400 personas han dormido en polideportivos de la zona

EFEToledo

El presidente en funciones de la Comunidad de Madrid, Pedro Rollán, ha explicado este sábado que los jefes del operativo del incendio forestal de Almorox-Cadalso están valorando las líneas de ataque, priorizando que no avance a poblaciones «para preservar la vida de las personas».

Desde el centro operativo, instalado en la plaza mayor de Cenicientos, Rollán, quien ha estado acompañado por la delegada del Gobierno en Madrid, alcaldes y otras autoridades, ha señalado que se están estableciendo nuevos cortafuegos para minimizar el efecto del incendio. De momento, ha informado de 1.300 hectáreas que han sido pasto de las llamas en la región madrileña y se está trabajando «intensamente» con los ayuntamientos de la zona.

El jefe del Ejecutivo regional ha reconocido el esfuerzo de Bomberos de la Comunidad, Unidad Militar de Emergencias (UME), Protección Civil y Guardia Civil, entre otros. Así, ha indicado que están trabajando en este frente 120 bomberos regionales y 80 de la UME en estos momentos tenemos hay 14 dotaciones de la Comunidad y retenes, siete dotaciones de la UME y cinco helicópteros de la Comunidad, dos de la UME, apoyados por 4 hidroaviones del Gobierno de España, «que están desarrollando una extraordinaria labor teniendo en cuenta las dificultades orográficas, sino también las condiciones climatológicas, que son absolutamente adversas».

«Anoche había una velocidad del viento de 25 kilómetros por hora, con dirección cambiante, mientras que a primeras horas de hoy era de 22 kilómetros, cambiante, que supone ir adaptando nuestros recursos para poder atajar un fuego que en estos momentos no está controlado», ha añadido.

Rollán ha recordado que este viernes se desalojó una urbanización y 400 personas durmieron en el polideportivo de San Martín de Valdeiglesias. Ya quedan muchas menos porque han vuelto a sus viviendas, que ya no tienen riesgo, o han vuelto a sus primeras viviendas de residencia. Sobre las causas, solo ha dicho que el incendio se originó en Almorox pero no conoce los desencadenantes.

Por su parte, el director de la Agencia regional de Seguridad y Emergencias, Carlos Novillo, ha mencionado las malas condiciones climatológica para atajar las llamas, ya que hay alta temperatura, baja humedad y bastante viento, «que puede complicar el control».

«Estamos con los medios aéreos y en los flancos para que no se expanda en la superficie. Veremos si el control del incendio es hoy o mañana, pero depende del viento. El viento va cambiando. Antes tenía una componente este y ahora viene de Castilla-La Mancha a Madrid, como ayer. Ahora estamos intentando parar el incendio en una zona de topografía complicada», ha manifestado.