Los padres de Vincent Lambert piden que sea trasladado a una unidad especializada

Rachel Lambert (dcha.), mujer de Vincent Lambert,y Francois Lambert (izda), primo del paciente, en una imagen de archivo ante el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, defendiendo la muerte digna. / Reuters

La incertidumbre sobre la situación del tetrapléjico francés se prolongará seis meses más, a la espera de que un comité de la ONU revise el caso

PAULA ROSASParís

Los médicos del hospital de Reims volvieron a conectar este martes a Vincent Lambert, el tetrapléjico francés que lleva una década en estado vegetativo como consecuencia de un accidente de tráfico, a los aparatos que lo mantienen con vida. Seguían las órdenes del tribunal de apelaciones de París, al que sus padres habían recurrido en el último minuto. La inesperada decisión, celebrada por sus progenitores y sus abogados como si se tratara de una victoria deportiva, podría prolongar la incertidumbre sobre la situación de Lambert al menos durante seis meses más, el tiempo que había pedido un comité de la ONU para revisar su caso a fondo.

Este martes, los padres de este antiguo enfermero, que militan en una asociación ultracatólica, confirmaron que su hijo volvía a ser alimentado e hidratado por las sondas de las que los médicos le habían desconectado el lunes por la mañana, y que también se le había retirado la sedación profunda a la que había sido sometido. Su madre dijo que quieren que sea trasladado a un centro especializado porque «Vincent no es un enfermo terminal. Vean los vídeos, todo pasa por la mirada. Vincent solo necesita comer, beber y amor». Del otro lado de la familia, que pelea desde hace años para acabar con el sufrimiento de Lambert, con el apoyo de los médicos y de todas las instancias judiciales que se han pronunciado hasta ahora, la desolación era total.

Difusión de vídeo polémico

La esposa de Vincent y seis de sus hermanos deberán ahora esperar a que se pronuncie el Comité de los derechos de las personas discapacitadas de la ONU, que había pedido a Francia a principios de mayo que detuviera cualquier proceso sobre Lambert mientras estudiaba el recurso presentado por sus padres. Las decisiones de este comité no son, sin embargo vinculantes, y el Gobierno no se sintió obligado a seguir sus recomendaciones. El tribunal de apelaciones de París, sin embargo, ha exigido ahora que se respete ese plazo hasta que se pronuncie el organismo internacional.

El abogado de la esposa de Lambert anunció este martes que van a presentar una denuncia por la difusión de un vídeo reciente de Vincent, grabado al parecer por los padres, en el que se escucha a su madre diciendo «no llores, mamá está aquí, no te preocupes» y se aprecia a la progenitora acariciando su cara. «No entendemos cómo alguien que dice querer a Vincent Lambert puede difundir tales imágenes de él en las redes sociales», dijo ayer el letrado, Francis Fossier.

Lambert no dejó constancia de sus deseos en vida. Eso explica, en la última década, su familia se haya enfrentado para decidir su futuro.

s.

Más información