¿Por qué decimos dorar la píldora?

Último capítulo de la serie web 'Palabras y palabros'

Leonoticias
LEONOTICIAS León

Antes en la preparación de remedios medicinales no se empleaban los excipientes que hoy conocemos, que hacen que estos sean más agradables de tragar o que tengan mejor sabor. Así que los farmacéuticos de la época doraban las píldoras como excipiente para que el paciente pasara el mal trago, el trago amargo. Y con ese significado se utilizó para expresar la acción de dulcificar, disimular un daño o perjuicio o mitigar algo malo. El pueblo adoptó este uso farmacológico con este significado

Hoy nosotros, cual boticarios antiguos, doramos la píldora cuando presentamos de una manera suave algo negativo, y cuando tratamos de obtener el favor de alguien con elogios y adornos hacia su persona. Si nos presentan los hechos de esta forma enmascarada, no sentimos el verdadero amargor de la píldora o noticia y la digeriremos más fácilmente y daremos por bueno y favorable algo que no lo es tanto.

Más información

 

Fotos