El CGPJ pide que se investigue si las maltratadas que disculpan al agresor están en peligro

El CGPJ pide que se investigue si las maltratadas que disculpan al agresor están en peligro

Su guía de buenas prácticas recomienda que se dé a la víctima la posibilidad de declarar en el juicio por videoconferencia para evitar el contacto visual del acusado.

Alfonso Torices
ALFONSO TORICESMadrid

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) recomienda a todos los jueces que cuando se encuentren ante una víctima de violencia machista que disculpa o minimiza el comportamiento del agresor investiguen si esa mujer y sus hijos, de tenerlos, se encuentran en una situación de riesgo que aconseje tomar medidas de protección.

Es uno de los consejos más llamativos que incluye la guía de buenas prácticas elaborada por el grupo de expertos del CGPJ para optimizar el trato y la atención que los jueces y el resto de agentes de la justicia da a las víctimas de la violencia machista durante todas las fases del proceso (instrucción, preparación del juicio, vista oral y ejecución de sentencia). El objetivo de la guía es evitar «una segunda victimización» en los tribunales y tratar de que estas mujeres se sientan «acompañadas» y perciban «sensibilidad» y «nunca indiferencia» de los representantes del sistema legal.

Los expertos avisan al juez de guardia o al instructor, los que tomarán la primera declaración, que deberían ponerse en alerta cuando una víctima no solicite medidas de protección, reste importancia a los hechos denunciados, manifieste no tener miedo a su agresor o se acoja a su derecho a no declarar contra su pareja. Lo conveniente, indican, es investigar si la mujer y sus hijos están en peligro, porque la la negativa a declarar, advierten, «puede ser expresiva de una situación de riesgo», pues, en ocasiones, «no obedece a la voluntad de la víctima sino al miedo al investigado o a la coacción de este».

La guía recomienda a los instructores que procuren tomar en persona la primer declaración, en un ambiente de intimidad, y que en el interrogatorio traten de aclarar de forma exhaustiva todas las circunstancias que rodean el caso, para determinar ya qué juzgado es el competente y si es preciso tomar medidas de protección, con el fin de evitar «un peregrinaje» que desanime a la maltratada. De igual manera, aconsejan que en las citaciones y declaraciones sucesivas la víctima reciba siempre un trato «especial», que no sienta que nadie cuestiona la veracidad de su relato o la culpabiliza.

En la fase previa al juicio, los expertos recomiendan que se le ofrezca a la víctima la posibilidad de declarar en la vista oral mediante videoconferencia para evitar el contacto visual con el acusado, y que sepa que, en caso contrario, tiene derecho a medidas de protección de testigos y a una vista a puerta cerrada.

Ejecución de sentencia

Ya en la vista oral, aconsejan a los jueces que impidan preguntas sobre la vida privada de la mujer no relevantes para el caso o las que vayan dirigidas a hacerla sentir culpable por denunciar el maltrato, así como que tomen las medidas precisas para que no se difundan datos sobre su identidad o la de su familia.

Durante la ejecución de sentencia, hacen especial hincapié en el derecho que la víctima tiene a ser escuchada en esta fase del proceso, aunque no haya ejercido la acusación particular. Se le debe decir que tiene derecho a que se le notifiquen algunas resoluciones relevantes, sobre todo las de vigilancia penitenciaria: beneficios penitenciarios, paso a tercer grado, permisos o límite de cumplimiento de la pena. El objetivo es que pueda dar su opinión al juez -y recurrir si lo cree necesario- y que pueda solicitar medidas de seguridad en caso de salidas o libertad condicional de su agresor, así como reclamar el uso de dispositivos electrónicos de control. Recuerdan que es muy importante que le notifiquen a la víctima la sentencia firme, pues a partir de ese fecha cuenta el año que tiene para solicitar ayudas a la Administración.

 

Fotos