Astudillo, hermosa villa medieval de carácter castellano y rico patrimonio

Astudillo, hermosa villa medieval de carácter castellano y rico patrimonio

Sus calles y plazas conforman uno de los conjuntos monumentales más espectaculares y mejor conservados de la provincia de Palencia

ÁLVARO ROMERO

El pequeño pueblo de Astudillo se sitúa al sureste de la provincia de Palencia, a escasos 30 minutos de la capital de la región. Su preciosismo le convierte en un atractivo turístico que merece la pena visitar pues ofrece al visitante uno de los conjuntos monumentales más valiosos y sublimes de la comarca.

Astudillo alcanzó su máximo esplendor durante la Edad Media, periodo histórico que marcó un antes y un después en la villa, dejando un hermoso trazado de calles que se ha visto respetado por el transcurso de los tiempos y que aún se conserva a día de hoy. Esta circunstancia añade un atractivo de valor incalculable para el paseante que se ve sorprendido cuando menos lo espera entre el laberíntico plano donde se hacen hueco extraordinarias plazoletas y mágicos rincones.

Conjunto Histórico- Artístico

La belleza del pueblo y la buena conservación de sus elementos le sirvieron para ser valorado Bien de Interés Cultural como Conjunto Histórico Artístico. Desde los alrededores se aprecia uno de los enclaves más importantes de la villa, su castillo, bautizado como la Mota. Se alza imponente sobre un montículo que le permite gozar de una posición privilegiada, desde la cual otea todo el horizonte y vigila el casco urbano.

El castillo no era la única fortaleza que lucía Astudillo siglos atrás, pues una robusta muralla le rodeaba ofreciéndole protección desde el siglo XIII, fecha en la cual fue levantada a base de piedra y adobe. De ella se conserva la espectacular puerta de San Martín, que se enmarca dentro de una sólida torre coronada por almenas con remate piramidal, y un torreón de similar estampa que yace adosado al convento de Santa Clara.

Es precisamente dicho monasterio el que, por importancia y belleza, se le considera como el elemento arquitectónico de carácter religioso más importante de la localidad. El convento, fundado a mediados del siglo XIV, alberga el palacete de Pedro I El Cruel y la iglesia de Santa Clara. Su artesonado mudéjar llena de belleza un sitio tranquilo y sosegado que merece la pena ser visitado.

A pocos metros se ubica la iglesia de Santa María, construida entre los siglos XIII y XV alberga un hermoso retablo renacentista y cuenta, también, con detalles mudéjares. Completan la oferta religiosa las iglesias de Santa Eugenia y San Pedro. Mientras la primera alberga el Museo Parroquial, la segunda recibe al visitante con una puerta de bello estilo mudéjar.

Arquitectura civil

Si algo predomina en Astudillo es la arquitectura de carácter civil, recorriendo sus callejuelas es posible toparse con grandes casas solariegas de los siglos XVII y XVIII, el antiguo Hospital y buenos ejemplos de la peculiar arquitectura castellana tradicional, imagen histórica de esta comarca determinada por las peculiaridades del terreno y los materiales que ofrece el entorno.

Su Plaza Mayor porticada es una de las más pintorescas de la provincia, importante punto de encuentro y visita obligada para todo turista que hasta allí se acerque. Intercala bancos y árboles, en busca de descanso y relajación, pues la tranquilidad a la cual contribuyen también sus hospitalarias gentes, se apodera del ambiente.

Sus vecinos desde generaciones pasadas han contribuido a la buena conservación del patrimonio, el verdadero tesoro de Astudillo. Además, bajo calles y casas se sitúa el secreto mejor guardado de la villa, un complejo entramado de bodegas y pasadizos medievales que minan una gran parte de los hogares astudillanos.