Los mejores destinos europeos para escaparse en el puente de noviembre

Los mejores destinos europeos para escaparse en el puente de noviembre

Ciudades del viejo continente perfectas para recorrer en pocos días y conocer la historia, cultura y gastronomía local

ÁLVARO ROMERO

El continente europeo alberga incontables rincones mágicos y ciudades por descubrir, urbes con un encanto superior a la media, capaces de cautivar a los visitantes. Pese a ello, siempre han permanecido a la sombra de otras metrópolis mucho más conocidas, de mayor tamaño, o que albergan la capitalidad de grandes países.

Se consolidan como lugares perfectos para realizar una escapada pues sus trazados urbanos se recorren en poco tiempo y es posible conocerlos en profundidad a través de su arquitectura, cultura y gastronomía. El puente de Todos los Santos es la excusa perfecta para los afortunados que dispongan de esos días libres para viajar y conocer nuevos enclaves que no dejan indiferente a nadie.

Brujas, todo el encanto de Bélgica

A la sombra de Bruselas, una de las grandes capitales europeas, y a pocos kilómetros de ella se levanta Brujas, una ciudad tan pequeña como bella. La piedra se hace protagonista en suelos y muros acaparando el grueso del trazado, donde aparecen canales de agua que decoran con estilo el casco urbano.

El ambiente medieval se respira en cada rincón de una urbe declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, cuyo mayor encanto recae en su centro histórico. Además es el enclave perfecto para los amantes de la cerveza, uno de sus productos típicos y tradicionales, allí encontrarán cientos de variedades que se pueden degustar en cualquiera de sus bares.

Bremen, el cuento alemán

Siempre en un segundo plano en cuanto a afluencia turística se refiere, pues Berlín o Múnich suelen acaparar el sector, haciendo que Bremen sea para muchos una urbe desconocida. Sin embargo encabeza la lista de las más bellas del país, su encanto le ha valido también para que la UNESCO le añadiera a la lista de Patrimonio de la Humanidad. No es para menos, el ambiente que allí se respira es lo más parecido a encontrarse dentro de un cuento de los hermanos Grimm.

Precisamente una de sus obras literarias «Los músicos de Bremen», ha paseado su nombre alrededor del mundo. El aire medieval presente en calles, plazas y edificios le hace ser una de las ciudades con más encanto de Alemania, lugar perfecto para perderse y descubrir rincones inesperados que quedarán para siempre en la memoria.

Bérgamo, armonía en la Italia norteña

Muy cerca de Milán aparece Bérgamo, una pequeña ciudad de norte de Italia que, pese a no frecuentar las mentes de los viajeros, es perfecta para conocer todas las virtudes del país. Un lugar lleno de armonía y tranquilidad que derrocha arte y cultura por los cuatro costados entre paisajes de ensueño donde destaca el verdor de la flora local.

La Ciudad Alta, que hace las veces de casco histórico, aún conserva un característico aspecto medieval. Se puede recorrer a pie en poco tiempo pues presenta un semblante pequeño y compacto, tan solo alterado por varias torres de piedra que despuntan en la altura tratando de superarse unas a otras.

Chester, entramado inglés

Tapada por ciudades históricas como Manchester o Liverpool, la desconocida localidad de Chester representa toda la tradición del país. Además, mantiene la arquitectura de antaño, caracterizada por muros blancos y entramados de madera oscura. Diseño especialmente habitual en las principales calles del centro urbano que parecen transportar al visitante al más puro medievo inglés.

La tranquilidad de los vecinos contrasta con el ambiente universitario y la gran cantidad de zonas comerciales que agilizan la vida cotidiana de Chester. Su catedral normanda y el singular reloj The Easgate Clock son los dos mayores atractivos, enclaves que captan todas las miradas.

Contenido Patrocinado

Fotos