Descubriendo Sudáfrica a vista de pájaro

Descubriendo Sudáfrica a vista de pájaro

Una manera diferente de conocer este bello país africano desde las alturas, solo apta para los turistas más atrevidos

ÁLVARO ROMERO

Sudáfrica se sitúa en el extremo meridional del continente africano, afianzándose como uno de los países más espectaculares del mundo en cuanto a naturaleza se refiere. Un estado que alberga impresionantes paisajes, verdes extensiones de terreno que se alternan con cadenas montañosas, vivos colores y hermosas playas.

Una república parlamentaria cuya capitalidad la forman tres ciudades: Pretoria, poder ejecutivo; Ciudad del Cabo, legislativo y Bloemfontein, judicial. La enorme diversidad de culturas enriquece aún más el sector turístico local, a cuyos atractivos se suma la tradición vinícola y su singular gastronomía.

Desde las alturas

Cielos despejados y buen tiempo durante casi todo el año permiten a los visitantes vivir emocionantes aventuras enfocadas siempre a descubrir la espectacular belleza de Sudáfrica. Algunas de las más fascinantes invitan a contemplar el territorio desde las alturas, actividades diferentes como son el parapente, el globo aerostático y el paracaidismo.

Desde la cima de las montañas se divisan exuberantes vistas, balcones privilegiados desde donde lanzarse a volar como un pájaro practicando parapente. Los más aventureros encontrarán en ella una experiencia única y emocionante en la cual disfrutar de las mejores panorámicas del país. La región de Western Cape, que cuenta con más de 60 puntos para despegar, es el enclave ideal.

Para los más atrevidos, nada mejor que el paracaidismo, atravesando las nubes a velocidades de infarto y experimentando una fuerte dosis de adrenalina. Esta actividad se puede practicar en la mayoría de las regiones de Sudáfrica. Además, los expertos tienen la opción de reservar una experiencia privada a más de 3.500 metros de altura y garantizar mayor nivel de diversión si cabe.

Misma belleza, menor riesgo

Aquellos turistas que busquen más tranquilidad tienen la posibilidad de recorrer los cielos de Sudáfrica en globo aerostático. Paz en las alturas que permite disfrutar de la amplia variedad de paisajes que muestra el país. Propuestas como las ofrecidas en la comarca de Free State, donde es posible sobrevolar el cráter de Vredfort, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. E incluso la ciudad de Clarens, flanqueada por las montañas Maluti, cuyas vistas quedarán en la memoria del viajero para siempre.

Todo ello sin olvidar la región del Cabo Norte. Allí se sitúa el desierto del Kalahari, sobrevolarlo es una experiencia exclusiva con paisajes llenos de color que muestran el impactante contraste entre la arena roja y el cielo azul. Completan la oferta las llanuras de Mpumalanga, las grandes montañas de Drakensberg, el Parque Nacional Kruger o los viñedos de Western Cape.

Contenido Patrocinado

Fotos