Valdezcaray, la resistencia del Sistema Ibérico

La estación riojana, durante el gran mes de marzo repleto de oro blanco/Valdezcaray
La estación riojana, durante el gran mes de marzo repleto de oro blanco / Valdezcaray

La estación de La Rioja es la única que se mantiene abierta en esta zona, ofreciendo importantes condiciones durante este mes de abril

JUANJO GONZALOMADRID

El inicio del mes de abril se presenta apasionante para las estaciones de esquí, al menos para aquellas que todavía aguantan el tirón de una complicada temporada que en unas semanas acogerá otra de las citas importantes. La Semana Santa se acerca y son muchos los centros que han tenido que decir adiós al curso, bien por falta de nieve o por la llegada de la conclusión de la misma en su calendario.

Gracias a ello otros dominios pueden aprovecharse y acoger a los amantes de la nieve durante estos meses que restan. En el Sistema Ibérico esa suerte es para la estación de Valdezcaray, que con los centros de Javalambre y Valdelinares ya cerrados, se convierte en la única de dicha zona en ofrecer la posibilidad de esquiar, disfrutar o realizar otras actividades para los aficionados de los deportes invernales.

En el centro situado en Ezcaray se trabaja preparando pistas
En el centro situado en Ezcaray se trabaja preparando pistas / Valdezcaray

Acostumbrados a sufrir durante parte de la temporada, y tras un comienzo irregular como en buena parte del país, en el pueblo de Ezcaray ahora sí se aprovecha el oro blanco que aún reduce por sus pistas. Más allá de la aparición de fuertes rachas de viento que durante algunas jornadas han obligado a mantenerla cerrada.

Hasta 80 cm, en sus cotas más altas, y una superficie que superan los 10 km esquiables -supone algo más de la mitad del total disponible-. Así se presenta este mes de abril en el dominio riojano, con el que se ha entrado de lleno en la primavera. Las condiciones son buenas y por el momento nadie habla despedir la temporada. Al menos hasta completar las jornadas de Semana Santa, cuando muchos grupos de amigos y familias aprovechan los últimos coletazos de la nieve. Y en Valdezcaray se espera poder ofrecerlo.