Vestas cobró 12,5 millones en ayudas y espero a expirar el plazo de reclamación en junio para presentar el ERE

La ministra de Industria y la consejera de Economía trasladan su apuesta por salvar Vestas. /Miriam Chacón
La ministra de Industria y la consejera de Economía trasladan su apuesta por salvar Vestas. / Miriam Chacón

La consejera de Economía acusa a la multinacional de «marear a Junta y Gobierno», de esperar a finalizar el plazo de reclamaciones para presentar el ERE e insiste en la disposición de sumarse a cualquier plan industrial en Villadangos del Páramo

A. CUBILLAS
A. CUBILLASValladolid

12,5 millones de euros. Es el montante de las ayudas recibidas por Vestas para la planta de Villadangos del Páramo de Junta de Castilla y León y Gobierno cofinanciadas por la Unión Europea. 10,5 millones para inversiones y dos para el desarrollo de un prototipo de I+D.

Estaban ligadas al mantenimiento del empleo en la factoría y tenían una vigencia de cinco años. Plazo que expiraba a finales del mes de junio. Fecha en la que la multinacional danesa empezó a evidenciar la falta de un plan industrial para la factoría de León.

Más información

Dos meses después, la empresa revela sus verdaderas intenciones: el cese de producción, el despido de la totalidad de su plantilla -364 trabajadores- y el cierre total de sus instalaciones en el polígono industrial leonés.

«Lo tenían todo muy bien estudiado», ha advertido este martes la consejera de Economía, Pilar del Olmo, que se ha cargado con dureza contra la multinacional danesa por esperar a agotar el plazo de la reclamación de los 12,5 millones para anunciar el cese de actividad.

Pero del Olmo ha ido más allá y ha acusado a Vestas de «marear» tanto a Junta y Gobierno desde hace semanas, cuando se iniciaron los contactos no sólo con el director de la planta de León sino al máximo nivel.

Colaboración plena

Sin embargo, continuó la consejera, la compañía se ha resistido a mantener una reunión con los representantes de la Junta hasta este lunes, para anunciar el cierre. «Las formas no son adecuadas ni apropiadas ni aceptables y nos producen el más firme rechazo. No puede ser que el primer día que se pone en contacto con la Junta sea para anunciar el cierre cuando se le ha pedido mucho antes una reunión».

«Vamos a trabajar para lograr evitar el cierre de la planta conscientes de que es muy difícil porque las decisiones de las multinacionales las toman y no tienen caras ni ojos» PILAR DEL OLMO, CONSEJERA DE ECONOMÍA

En cualquier caso, Del Olmo ha tendido la mano a Vestas y ha advertido que tanto Junta como Gobierno están dispuestos a sumarse a cualquier plan industrial que mantenga la actividad en Villadangos. «Si hubiera un plan de viabilidad estaríamos dispuestos a dar todo tipo de ayudas como hemos hecho siempre. Así se lo trasladamos y la respuesta fue negativa».

A este respecto también se pronunció el consejero de Empleo, Carlos Fernández Carriedo, que trasladó además el deseo de la plantilla humana con alto conocimiento y voluntad de establecer fórmulas que permitan garantizar el futuro de las empresas. «Tanto trabajadores como organizaciones sindicales quieren sentarse a negociar para alcanzar acuerdos que permitan mantener el empleo».

«Es un problema de Castilla y León, España y Europa»

En la rueda de prensa posterior a la reunión con el comité de empresa, Del Olmo reiteró lapara revertir los planes de la Junta. «Hemos podido conocer la situación de los trabajadores de Vestas con los que nos solidarizamos. Pero no basta con eso, hay que trabajar».

Apuesta por las energías renovables

La ministra de Industria, Reyes Maroto, ha remarcado que el plazo de vigencias de las ayudas recibidas por Vestas finalizaba este año, si bien, el Gobierno mantiene líneas de financiación para planes industriales de empresas con la garantía del mantenimiento de empleo.

Es más, ha recordado que no ha habido cambio de escenarios, en tal caso, continúo, ha mejorado. Por tanto, Vestas podría continuar siendo partícipe de esas ayudas, en las que ahora están trabajando ambas administraciones.

«El escenario no ha cambiado sino que ha mejorado porque la apuesta de este Gobierno por las energías renovables es clara y la empresa es conocedora eso. Por ello, no entendíamos que sin interlocución con el Gobierno se tomara esa decisión», concluyo Maroto.

Más aún, continuó, en un momento de cambio de Gobierno que priorizar las energías renovables. «Estamos sorprendidos por la decisión de la empresa sin haber previamente hablado con las administraciones».

«Vamos a ver cuáles son los parámetros que podemos dar ambas administraciones para conseguir que se mantenga el centro productivo, en un momento cuando las expectativas de desarrollo energías renovables es importantes y Vestas es un referente. Queremos acompañar a la empresa en su proyecto industrial».

Para ello, se dirigirán al consejo de administración de Vestas, en Dinamarca, al que solicitarán una reunión a la par que buscará la implicación del Parlamento Europeo, no sólo porque las ayudas recibidas estaban cofinanciadas por la UE, sino porque la deslocalización de la producción de Vestas en León a países como Rusia, China, Argentina o la India «es un problema de Castilla y León, España y Europa».

Más aún cuando, las energías renovables están viviendo un momento de auge, con la apuesta y potenciación por parte del Gobierno y las subastas de autorizaciones de parques eólicos en marcha. «No tiene ningún sentido la decisión de cerrar un centro productivo».

De ahí el empeño de ambas administraciones por trabajar para que se mantenga la actividad productiva en Villadangos. Objetivo, eso sí, difícil. «Vamos a trabajar para lograr ese objetivo conscientes de que es muy difícil porque las decisiones de las multinacionales las toman y no tienen caras ni ojos».

Contenido Patrocinado

Fotos