Vestas oferta 33 días por año y un plan de recolocaciones en León y la plantilla exige la cesión gratuita de instalaciones y terrenos

Planta de Vestas en León. /leonoticias
Planta de Vestas en León. / leonoticias

La multinacional plantea indemnizaciones de 33 días por año de servicio, la subrogación de los contratos fuera y dentro de España y un plan de recolocaciónes en la provincia con un margen de 24 meses | Los trabajadores elevan a 87 días las indemnizaciones y exigen garantizar la actividad hasta el 31 de junio de 2019 para la búsqueda de un nuevo proyecto industrial

A. CUBILLAS
A. CUBILLASLeón

Arranca el tira y afloja en Vestas.

Por primera vez, a multinacional danesa ha puesto encima de la mesa una propuesta con un plan social del ERE de cese de actividad para los 367 trabajadores de su planta en Villadangos del Páramo.

Un ERE del que la compañía excluye a los mayores de 61 años –seis trabajadores-, que tendrían acceso a una jubilación anticipada, así como a los 15 trabajadores que se enmarcan dentro del personal de alto cargo y que realizan trabajos para Vestas a nivel mundial a pesar de tener el contrato laboral en León.

Asimismo, la compañía garantiza hasta el 31 de diciembre del 2018 el mantenimiento del empleo y la actividad así como de la totalidad de los contratos indefinidos, lo que implicaría la reincorporación y reanudación de los trabajadores.

En este punto, Vestas ofrece la posibilidad a aquellos trabajadores que rechacen su incorporación de recibir una indemnización de 33 días por año trabajado con un máximo de 24 mensualidades.

En cuanto a las recolocaciones, la multinacional ofrece dentro y fuera de España aunque, en ningún caso, ponen encima de la mesa un número determinado, que estará sujeto a la oferta mundial de la compañía.

Aquellos que accediesen a un empleo fuera de España, se subrogarían los contratos y accederían a una indemnización de 20 días por salario con un tope de 12 mensualidades. En el caso de las plantas de Daimiel (Ciudad Real) y Viveiro (Lugo) la compañía abonaría los gastos de su traslado y las familias.

En el caso de aceptar las recolocaciones dentro de España, la compañía garantiza que aquellos trabajadores que fuesen objeto de despido dentro de los 12 primeros meses de contrato accederían a la indemnización pactada -33 días por año trabajado-.

Asimismo, garantiza un plan de recolocación en el marco de la provincia de León, con una duración de 24 meses –seis meses es el mínimo legal- con el objetivo de recolocar al 80% de la plantilla fija.

Contraoferta laboral

Una batería de propuesta que este viernes los representantes del comité de empresa expusieron en asamblea en la Casa de Cultura de Villadangos del Páramo, que contó con la amplia participación del 80% de los trabajadores.

En ella se calificó de «irrisorio» el planteamiento de Vestas que «debe cambiar radicalmente». Y frente a ello, según confirmó CCOO a leonoticias, la parte social elabora una contrapropuesta de negociación que contó con la unanimidad de los trabajadores.

Como principal punto y requisito ineludible, la plantilla exige a Vestas la cesión gratuita de sus terrenos e instalaciones a un tercero que ofrezca un proyecto industrial que dé garantías al empleo que va a «destruir».

Y, en el marco de este objetivo, exigen mantener y garantizar la operatividad de la unidad productiva como mínimo hasta el 31 de junio de 2019. Asimismo, exige la creación de una bolsa de empleo en la que se garantice la incorporación obligatoria de todos los trabajadores en la nueva unidad productiva que se instale en las instalaciones cedidas por la multinacional danesa.

En cuanto a las jubilaciones anticipadas, proponen ampliar el espectro hasta los 54 años, lo que permitiría a medio centenar de trabajadores acogerse a esta medida social y exigen el mantenimiento del seguro médico al menos durante todo el 2019.

En cuanto a las indemnizaciones, la plantilla eleva su propuesta de los 33 que plantea Vestas a los 87 días por año trabajado.

Por último, exigen la constitución de una comisión de seguimiento que vele por el cumplimento de los acuerdos que se lleguen a alcanzar y no rechazan el resto de propuestas, mostrándose abiertos a negociar para, en cualquier caso, mejorar las condiciones de todas ellas.

Semana crucial

Una contraoferta que el comité de empresa trasladará a los responsables de Vestas el próximo lunes, en el marco de una semana en la que se celebrarán reuniones diarias hasta el domingo.

«Estamos ante una semana crucial», señala Ángel Santos, responsable de la Federación de Industria, que insiste en el punto clave de la obligatoriedad de que Vestas ceda los terrenos «porque nuestra prioridad es garantizar la unidad productivo y los empleos. Vamos a luchar por ello y por lograr las máximas indemnizaciones posibles para que la empresa pague las consecuencias tan dramáticas que conlleva esta decisión de cierre».

Contenido Patrocinado

Fotos