La plantilla de Vestas lleva su indignación a la Catedral y pide solución a Sánchez y Herrera

Un globo con forma de tiburón reivindica el mantenimiento de la empresa en León. /I. Santos
Un globo con forma de tiburón reivindica el mantenimiento de la empresa en León. / I. Santos

Los trabajadores de la multinacional danesa, con sede en Villadangos del Páramo, vuelven a las calles de la capital leonesa para recordar que llevan «tres meses sin cobrar» luchando por su trabajo y «por el futuro de León»

I. SANTOSLeón

Los trabajadores de Vestas vuelven a salir a la calle para hacer oir su voz. A los pies de la Pulchra Leonina se ha organizado una concentración para pedir una solución tanto al presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrara, como al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Un portavoz de los trabajadores ha leído un comunicado en el que lo primero que han querido hacer es agradecer el apoyo, «porque todo altavoz es necesario», aunque son conscientes de que el apoyo «llega un poco justo de tiempo».

Los curiosos se acercaban poco a poco y algunos les mostraban su apoyo, «porque si la empresa se va yo mañana tampoco tendré trabajo», explicaba un joven. Tres meses en huelga, tres meses sin cobrar, pero tres meses en lucha por sus puestos de trabajo.

Los trabajadores de la multinacional danesa Vestas, siguen recordando que la sede de Villadangos del Páramo siempre fue «un centro puntero, capaz de mantener varias líneas de producción». También han aprovechado para recordar la lucha de los compañeros mineros, porque León «se quedó sin minería y ahora Vestas manda a la miseria a miles de trabajadores».

Un día en el que han vuelto a recordar que ellos quieren trabajar y que están preparados, pero también que León necesita un futuro. Y con esa premisa han desplegado una nueva pancarta para pedir a «Sánchez y Herrera, solución ya». Porque saben que si su futuro tiene una solución en León pasa por la ayuda de las instituciones que tanto dieron a Vestas y ahora «es momento de pedir que lo devuelvan».

Y todo ello «es ahora o nunca». Porque el tiempo se les acaba y el comité de empresa y los representantes de la empresa no llegan a un acuerdo.

 

Fotos