Piru, el ciclista de Vestas, pasa de 'el infierno del norte' a cruzar Bélgica en un sólo día

Amaneciendo en Roubaix. / Vestas León en Lucha

Tras la etapa de Paris-Roubaix, conocida como una de las carreras ciclistas más clásicas, Andrés Turienzo atraviesa Bélgica y da un gran paso hacia su meta en Aarhus

I. SANTOSLeón

De León a Aarhus por 360 compañeros. El desafío de Andrés Turienzo, conocido entre compañeros y amigos como 'Piru', llega a su séptima etapa. «¿Quien dijo miedo?», así anunciaban la salida en este lunes en el que el trabajador de la planta leonesa de Villadangos del Páramo comenzaba el camino hasta la sede de la multinacional Vestas en Dinamarca.

Siete etapas, siete días en los que los pueblos, ciudades, fronteras y países se van quedando atrás. «El gran califa» parece que no pierde las fuerzas ni un sólo instante, sus compañeros de apoyo emiten directos, envían tuits e informan a toda la sociedad a través de las redes. Su camino está siendo duro, pero con mucha compañía. Las fuerzas y mensajes de ánimo no sólo llegan desde el campamento huelguista en Villadangos, sino de toda la provincia.

Piru va realizando pequeñas paradas, en las que se cambia de ropa, recupera fuerzas con algo de fruta o pone la bici a punto. Pero en otras ocasiones sólo les tira las botellas de agua vacías y sigue su camino. El gran equipo de apoyo que acompaña al 'califa' sigue de cerca sus pasos para que a Piru no le falte de nada en ningún momento.

Un cambio de planes

La sexta etapa partía este domingo desde París, pero desde primera hora de la mañana el grupo avisó de que el destino cambiaría. Finalmente Piru recorrió los más de 250 kilómetros que separan la ciudad de la luz de Roubaix. Una clásica etapa de ciclismo conocida como 'El infierno del norte', una etapa más corta de lo que se había planeado en un principio.

«Hemos acortado la etapa porque el cuerpo necesitaba descansar», explicaba Piru a sus seguidores a través de Facebook. La noche anterior no habían podido descansar lo suficiente y el cuerpo del «gran califa» se estaba resintiendo, lo mejor darle un pequeño descanso (de tan sólo 250 km) y seguir el lunes con una nueva etapa.

De Paris a Roubaix. Una etapa que no pudo con las fuerzas del bañezano, pero que tras ella ha reconocido que las piernas no están al 100%. «Es difícil decir que estás bien», explicaba en uno de los vídeos, pero nada puede con Piru. La noche finalizaba con un mensaje claro: «Bélgica es un trámite».

 

Fotos