Network Steel contrata a los primeros trabajadores y comenzará su actividad el 14 de enero

Parte trasera de la empresa con material apilado en una de las campas. / Sandra Santos

Un retén compuesto por los trabajadores de Vestas de entre 54 y 60 años se incorpora a la nueva firma tal como se acordó en el acuerdo firmado por la plantilla tras el anuncio del cierre de la planta | Los más de 400 empleados de Vestas continuarán unos días más de alta en la seguridad social para cubrir las vacaciones que no pudieron disfrutar en 2018

I. SANTOSLeón

Vestas abandona León con el inicio del nuevo año. La multinacional danesa ya no tiene representación en la provincia, a pesar de que su marca sigue estando muy presente en el Polígono de Villadangos del Páramo.

Los restos de las hogueras de la lucha de los trabajadores de la empresa, el monumento levantado en honor al viaje de Piru hasta Aarhus, las reclamaciones en la carretera y el nombre de Vestas en varios lugares de la factoría. Símbolos de una lucha y una huída que en este nuevo año serán historia.

La nueva Network Steel que el pasado mes de diciembre firmó de manera oficial el acuerdo de compra de la planta a Vestas anunció que el 2 de enero comenzarían las labores de limpieza y mantenimiento.

Un retén compuesto por una quincena de trabajadores de Vestas de entre 54 y 60 años se incorporaba a la nueva firma a principios de año para continuar con las labores de limpieza, retirada de material y mantenimiento de la factoría, tal como se acordó en el acuerdo firmado por la plantilla tras el anuncio del cierre de la planta.

Network Steel toma el mando

Los trabajadores mayores de 54 años que este 2 de enero deberían empezar las labores como retén con la nueva empresa, tal como se acordó en la negociación, han sido avisados de un aplazamiento del inicio de actividad.

No será hasta el 14 de enero cuando este retén entre de nuevo en la antigua factoría de Vestas para continuar con las labores. «Suponemos que haremos labores de mantenimiento, aunque la empresa no nos ha concretado nada todavía», asegura uno de los empleados que espera la llegada del 14 de enero para entrar a trabajar.

Por su parte, Network Steel ya ha dado de alta a este grupo de empleados, aunque no se haya comenzado con las labores, ya que desde este 1 de enero es la nueva empresa que ocupa el espacio dejado por Vestas en el Poligono de Villadangos del Páramo.

Nuevas reuniones

La fábrica de Villadangos mantiene el nombre de Vestas en las paredes y las garitas, mientras las campas de la factoría apilan restos de lo que un día fue una de las mejores y más competitivas empresas de la multinacional danesa.

Mientras los más de 400 trabajadores que Vestas despedía seguirán dados de alta unos días más hasta cumplir el periodo de vacaciones que la empresa les adeudaba. De esta forma Vestas evita ingresar junto a la indemnización los días de 'vacaciones no disfrutadas' que les debía a los empleados.

Nada se les ha comunicado de esa bolsa de empleo que un día apareció en el tablón y en la que sólo vieron una oportunidad de que Vestas se ahorrarse parte de la indemnización sin ninguna garantía. Ni el número exacto de trabajadores apuntados en ella, que según calcula el Comité de Empresa ha sido muy inferior al esperado por la empresa.

La parte social También ha solicitado que se facilite la copia del acuerdo alcanzado entre Vestas y Network Steel en una de las últimas reuniones de 2018, pero la empresa asegura que «se trata de un documento privado y confidencial», por lo que no llevará a cabo su publicación a pesar de que afecta de manera directa a los ex trabajadores de Vestas.

 

Fotos