Susana Díaz suspende un acto público en Sevilla por una protesta violenta de taxistas

Susana Díez en Córdoba. / Efe

La presidenta y candidata socialista afirma que el centenar de manifestantes no representan al sector y pide que se depuren responsabilidades

MARÍA DOLORES TORTOSASEVILLA

Una protesta violenta de taxistas obligó esta tarde al PSOE a suspender por razones de seguridad un mitin de Susana Díaz en el Teatro Romero de San Juan de Aznalfarache, población del cinturón metropolitano de Sevilla. Un centenar de taxistas, según testigos, intentaron primero entrar al recinto lanzando proclamas y luego, cuando la organización cerró la puerta principal, aporrearon esta de forma violenta con gritos y amenazas, provocando momentos tensos. Protestaban por la proliferación de licencias de vehículos de alquiler VTC.

Se trata de la primera vez en la campaña electoral que se produce un hecho así. Susana Díaz, en declaraciones a los periodistas, lamentó lo ocurrido, dijo que los manifestantes no representan a todo el sector del taxi y pidió que se depuren responsabilidades. El PSOE, anunció, denunciará lo ocurrido. Los taxistas amenazaron con reventar también el mitin anunciado para el día 27 en Marbella con la presencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, además de Susana Díaz.

Los incidentes se iniciaron sobre las 19.30 horas, una media hora antes de la fijada para el mitin. En el teatro ya había numerosos asistentes ocupando sus asientos, entre ellos mayores y niños, pero aún se esperaba la llegada de más personas. La candidata iba camino de San Juan de Aznalfarache cuando un grupo de taxistas, algunos con la cara tapada, se acercaron a la puerta principal del teatro mientras seguía entrando gente con intenciones de colarse al interior. Gritaban contra la proliferación de las licencias de vehículos de alquiler y pedían soluciones. «Cuando se tapan la cara es que sus intenciones no son buenas», llegó a escribir en Twitter la secretaria provincial del PSOE sevillano, Verónica Pérez.

Ante el barullo la organización optó por cerrar la entrada principal del teatro, lo que provocó la ira de los manifestantes, que aporrearon y dieron patadas a las puertas al grito de «¡No entramos nadie!». De hecho, numerosos asistentes al mitin se quedaron sin poder entrar. Durante varios minutos, según los presentes, se vivieron momentos de gran tensión. La llegada de la Policía antidisturbios tranquilizó a los manifestantes, que siguieron apostados en el lugar.

El PSOE optó por suspender el mitin, en el que además de Susana Díaz iba a intervenir Verónica Pérez, y el alcalde de San Juan, Fernando Zamora. El secretario de Organización del PSOE sevillano, José Muñoz, comunicó a las personas dentro del teatro la suspensión del acto por razones de seguridad. La mayoría debió salir del recinto por las puertas traseras.

Reacciones

Susana Díaz no se encontraba en el teatro cuando los disturbios. Llegó después y se subió al autobús de los periodistas que siguen la caravana electoral de la presidenta, a los que explicó que se había suspendido el acto electoral porque había niños y mayores y se temía por su seguridad. Expresó su condena por la violencia de la protesta. «Nunca una reivindicación debe implicar actitudes violentas», dijo.

«El odio, la crispación, el encanallamiento y este tipo de actitudes que quiebran la confianza y la convivencia y que nos llevan a situaciones límites como la de hoy no caben en una democracia como la nuestra», afirmó. «Espero que se depuren responsabilidades», agregó. También deseó que algo así no vuelva a pasar a ningún partido y que «nunca más un acto violento ponga en riesgo la seguridad de las personas».

Entre los otros candidatos, el del PP, Juanma Moreno, condenó la forma violenta de la protesta y mostró su solidaridad con Susana Díaz. «Nunca se puede impedir la libre expresión», escribió en Twitter. La portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra, también envió ánimo a la candidata socialista.

 

Fotos