Susana Díaz carga contra un posible bloqueo de PP y Cs pero evita pronunciarse sobre el apoyo de Adelante Andalucía

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, durante el sexto día de campaña electoral. /Rafa Alcaide (Efe)
La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, durante el sexto día de campaña electoral. / Rafa Alcaide (Efe)

La candidata socialista pide que «todo el mundo sea responsable y respete la voluntad de los andaluces»

CECILIA CUERDOSevilla

La campaña del PSOE se ha instalado en el reproche al posible «bloqueo» de PP y Cs, erigidos en antítesis de Susana Díaz. Los sondeos insisten en la fragmentación del Parlamento andaluz, y aunque la candidata socialista repite que su objetivo es un gobierno en minoría con acuerdos puntuales con el resto de partidos, evita pronunciarse acerca de si en el punto de mira está Adelante Andalucía, la confluencia de Podemos e IU que ya apoya a Pedro Sánchez en Madrid. «Confío en que todo el mundo sea responsable y respete la voluntad libre de los andaluces, que es lo que yo haré», se limitó a decir este miércoles.

De confirmarse que los socialistas son el partido más votado y a varios puntos de diferencia sobre el resto, Díaz pretende ser investida en el mes de enero y que el gobierno empiece a andar cuanto antes. Por eso se esfuerza en movilizar a los votantes socialistas para no necesitar al resto de formaciones. Pero también en reclamar que quien tenga la opción de formar un gobierno que lo forme o «respete la voluntad de los andaluces», entendida como que sea la fuerza más votada quien gobierne, y «no frene, ni genere crispación, permitiendo que las instituciones echen a andar». Un mensaje a PP y Cs, cuya abstención o voto a favor para sacar adelante la investidura se antoja más que improbable tras las llamadas al cambio tras cuatro décadas de gobierno socialista de ambos, por más que el PSOE se abstuviera en junio de 2016 para dejar gobernar a Mariano Rajoy después de la repetición electoral.

En un acto en Palma del Río (Córdoba), Díaz señaló que en el primer debate de la campaña se pudo ver a su partido entre medias de Adelante Andalucía y el bloque de derechas, ironizando acerca de «quieren estar juntos, pero no se aguantan». Y cargó contra ellos alertando que quieren «normalizar el bloqueo» de las instituciones, algo que, apuntó, «debilita la democracia». Es más, la líder socialista reprochó que alguno incluso «baraje la posibilidad» de que haya que repetir las elecciones ante la dificultad de sacar adelante la investidura. Díaz ya pasó por la experiencia en 2015, al no lograr el apoyo de la mayoría de la cámara para ser investida en primera vuelta y tener que esperar a la cuarta votación para lograr, con el sí de Cs, la mayoría simple de votos de la cámara.

La pelota del PSOE se sitúa por tanto en el tejado de Adelante Andalucía, pero Díaz evita mojarse. «Nunca usaré los votos para bloquear y espero que todos los partidos tengan esa responsabilidad y ese respeto. La pluralidad no es utilizar el voto para bloquear y la democracia hay que reforzarla», insistió. Es más, para la candidata socialista, lo que legitima en democracia es reconocer el resultado y que «cuando se gana y cuando no, hay que reconocer la voluntad de los ciudadanos».

 

Fotos