Sánchez tranquiliza a los empresarios españoles en México respecto a las intenciones de López Obrador

Pedro Sánchez saluda al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador./EFE
Pedro Sánchez saluda al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. / EFE

Garamendi pide seguridad jurídica tras la anulación de varias concesiones por parte del nuevo gobierno y rebate las acusaciones de corrupción

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERASCiudad de México

No hay precisamente tranquilidad entre los empresarios españoles con intereses en México tras la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia del país, pero el jefe del Ejecutivo les lanzó este jueves un mensaje esperanzador en un desayuno en la capital del país. «Le he visto -aseguró tras el encuentro de casi dos horas que el miércoles mantuvo con él en el Palacio Presidencial- muy interesado en mantener las mejores relaciones como España, como socio fundamental par hacer real la Cuarta Transformación».

La inquietud del mundo económico tiene una justificación. Poco después de su toma de posesión, el pasado 1 de diciembre, López Obrador cumplió su promesa electoral (referendum mediante) y canceló la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional, del que ya se habían ejecutado un 30% de las obras, y en el que tenían participación importante FCC y Acciona y, en menor medida, Sacyr y Aldesa. «Lo que pedimos es seguridad jurídica y predictibilidad en los concursos públicos, porque se han anulado ya muchos» advirtió el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi.

Garamendi también pidió ayuda para combatir otro «mantra» que, dijo, parece haberse instalado en México tras el escándalo que en 2017 salpicó a OHL por unas concesiones en el Estado de México, que posteriormente se cobrarían sus víctimas políticas en el ejecutivo del PRI. «No es cierto que las empresas españolas son las que han credo la corrupción -alegó- Trabajan en la primera línea con los valores que marcan ONU y el buen gobierno corporativo».

El mensaje también es pertinente porque, no en vano, López Obrador aprovechó este miércoles su rueda de prensa conjunta con Sánchez para hacer una alusión genérica al asunto. «Queremos que en las relaciones de la empresas extranjeras en México haya un comportamiento ético, no queremos que actúen violando las leyes o propiciando o aceptando actos de corrupción o de soborno», advirtió. A esto replicó este jueves el presidente de los empresarios de España. «Cuando haya un caso que se vaya a por él -dijo-, pero los empresarios españoles no somos así».

Sánchez aseguró, por su parte, que es consciente de la importancia de todos estos asuntos y ya en su encuentro con el nuevo presidente mexicano defendió los valores éticos del empresariado español, aseguró que están en el país para quedarse y argumentó que están implicados en el progreso social.

 

Fotos