Vítores a los Reyes y abucheos y petición de elecciones al debutante Sánchez en el desfile del 12-O

EFE

Tras la recepción que cerró una mañana de contrastes, los monarcas se desplazaron a la zona de Mallorca afectada por las inundaciones para mostrar su pesar por los doce fallecidos

COLPISA

Los aplausos y vítores a los Reyes contrastaron este viernes con los abucheos, insultos aislados y petición de elecciones que tuvo que escuchar Pedro Sánchez en su estreno como presidente del Gobierno en el tradicional desfile militar con motivo de la Fiesta Nacional que se ha ha celebrado en Madrid.

Don Felipe y doña Letizia, así como la princesa Leonor y la infanta Sofía, llegaron a la madrileña plaza de Lima a las 11.00 horas y, en medio de aplausos, fueron recibidos por el jefe del Ejecutivo.

A continuación, saludaron a la ministra de Defensa, Margarita Robles; el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido; la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena; y el JEMAD, Fernando Alejandre, antes de ubicarse en la tarima desde la que escucharon el himno nacional en medio de salvas de honor.

A renglón seguido, el Rey pasó revista a las tropas que rendían honores y, posteriormente, acompañado por Pedro Sánchez, saludó a las principales autoridades presentes en el desfile, entre ellas, los ministros y los presidentes autonómicos.

Nada que ver los agasajos a los monarcas con el mal trago que tuvo que pasar Sánchez en un día lluvioso, típicamente otoñal en Madrid. Al bajarse del coche, el presidente ya fue abucheado y recibido con gritos de «fuera, fuera», «elecciones ya». Sánchez, empero, prosiguió marcha, sonriente, para cumplir con los saludos protocolarios.

El momento más delicado para el presidente se produjo cuando, ya iniciados los actos, se ubicó en la tribuna de autoridades junto a otros miembros de su Gobierno. Entonces, el público más cercano elevó el tono y la intensidad de sus protestas al grito de «elecciones, elecciones». También tuvo que soportar insultos del tipo de «traidor» u «okupa».

El Gobierno socialista asistió al completo, excepto el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, mientras que entre los presidentes autonómicos faltaron los de Cataluña (Quim Torra), País Vasco (Iñigo Urkullu), Navarra (Uxue Barkos) y Baleares (Francina Armengol), ésta a causa de las riadas que han devastado Mallorca.

Armengol recibía esta tarde a los Reyes, que se desplazaron a Mallorca al término de la recepción ofrecida en el Palacio Real con motivo de la Fiesta Nacional. Don Felipe y doña Letizia visitan la zona de Mallorca afectada por las riadas con el fin de solidarizarse con los afectados y mostrar su pesar por las doce personas fallecidas.

Fue también el estreno en el desfile del líder de la oposición y del PP, Pablo Casado, que se dejó ver charlando de forma aparentemente muy animada con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera. La actualidad política, sobre todo el acuerdo entre el Gobierno y Podemos para los nuevos Presupuestos, era la comidilla del día. Como ya es norma no escrita, faltó a la cita festiva el secretario general de la formación morada, Pablo Iglesias.

La parada militar se vio deslucida por la lluvia y la niebla, ya que por motivos de seguridad no pudo celebrarse el vistoso desfile aéreo. Al menos, los asistentes sí pudieron disfrutar de le exhibición de los cazas y de la 'Patrulla Águila' surcando el cielo madrileño.

Ha sido un año especial en el día de la Hispanidad por la incorporación de seis banderas nacionales de época, para conmemorar que este año se celebra el 175 aniversario de la enseña nacional, instaurada el 13 de octubre de 1843 por la reina Isabel II, que estableció en un real decreto por que todas las enseñas deberían ser iguales en forma, dimensiones y colores a la bandera de la Armada.

Un «día para todos los españoles»

La ministra de Defensa, Margarita Robles, aseguró que es «el día de la Fuerzas Armadas y un día para todos y cada uno de los españoles, independientemente de su color político».

«Este día nos hace sentir muy orgullosos y las Fuerzas de Seguridad del Estado son una parte muy importante que a veces no se valora y que hacen un trabajo callado. Este no es un acto del Gobierno, sino de las Fuerzas Armadas y de Seguridad del Estado y también de todos los españoles», explicó la ministra en declaraciones a TVE.

Robles puso a las Fuerzas Armadas españolas como «ejemplo de preparación» y recordó que, pese a las «carencias de medios», se «suplen con esfuerzo y dedicación». «Estamos preparados para todo tipo de amenazas, aunque el terrorismo hoy no tenga límites. Las Fuerzas Armadas están comprometidas con una España unida y moderna», destacó.

También se ha referido a la presencia de la mujer en las Fuerzas Armadas -un 12,7% de media en todos los Cuerpos-, con una «visión de absoluta normalidad, pero sin poder contentarse por ello». «Tenemos un reto y a mi me gustaría que haya pronto una mujer general, aunque es difícil», ha reconocido.

Asimismo, habló de la Constitución, que este año cumple su 40 aniversario, recordando que ha permitido «un marco de estabilidad, convivencia y valores democráticos». «Tenemos una democracia firme, consolidada y sólida», indicó.

Por último, al ser preguntada por la venta de armas a Arabia Saudí, ha insistido en que este viernes es «un día para poner en valor» a las Fuerzas Armadas y a las Fuerzas de Seguridad. «Lo único que puedo decir es que me siento profundamente orgullosa de ser ministra de Defensa de este Gobierno y cuando se toman decisiones, se hacen siempre desde el rigor y la seriedad», concluyó.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos