El líder del PSOE afirma que la oferta de Rivera prueba que «el pánico hace milagros»

Pedro Sánchez e Idoia Mendia. / Efe

Se compromete en el País Vasco a cumplir el Estatuto y «reforzar» el autogobierno

OLATZ BARRIUSOBilbao

Pedro Sánchez volvió a ironizar sobre el anuncio de Albert Rivera del levantamiento del veto de Ciudadanos al PSOE. «El pánico hace milagros», comentó el líder socialista en referencia a las malas expectativas electorales de los liberales que apuntan las enecuestas.

Sánchez participo hoy un mitin del Partido Socialista de Euskadi en la localidad vizcaína de Barakaldo y se ratificó en que no «buscará» el apoyo de un partido que pacta «con la ultraderecha». Pero una vez más no desdeñó la posible abstención de Ciudadanos para una hipotética investidura tras el 10 de noviembre. «Si no tienen una mayoría alternativa, al menos que respeten el resultado electoral y dejen gobernar».

También tuvo palabras para Pablo Iglesias, al que acusó de agitar un «trampantojo», esa imagen que se asemeja a una cosa pero en realidad es otra. «Dice que son la garantía para frenar una gran coalición, pero a la hora de la verdad lo suyo es impedir que haya un Gobierno socialista», acusó al líder de Unidas Podemos.

«Si no tienen una mayoría alternativa, al menos que respeten el resultado electoral y dejen gobernar»

Sánchez acudió a Barakaldo, uno de los bastiones históricos del socialismo vasco, ante varios centenares de militantes que le aclamaron al grito de 'Pedro, amigo, el pueblo está contigo' y frente a la cúpula del PSE y su secretaria general, Idoia Mendia, Pedro Sánchez se comprometió ayer a «cumplir» el Estatuto de Gernika y «reforzar» el autogobierno vasco si es presidente del Ejecutivo tras el 10-N, «dependa o no» para ello de los votos del PNV.

El candidato del PSOE quiso dejar claro su compromiso con la «cohesión territorial» en Euskadi y Cataluña y con las singularidades vasca y navarra y «la España autonómica cuestionada por la derecha». «Voy a ayudar siempre a Euskadi desde el Gobierno de España», avanzó.

Unidad en la diversidad

El presidente en funciones dijo estar «donde he estado siempre», del lado del Estatuto, el Concierto Económico, la foralidad navarra «y la defensa de la convivencia y la Constitución española». «Ahí es donde nos van a encontrar», prometió, ante los aplausos de las bases congregadas en el frontón de la localidad fabril para poner de largo la candidatura a lehendakari de Mendia. Dejó también claro que, en la cuestión territorial, tanto en Euskadi como en Cataluña, el PSOE seguirá apostando por «la tolerancia, la convivencia y la unidad en la diversidad».

Sánchez recalcó las «diferencias» entre Euskadi y la comunidad que preside Quim Torra, pero se mostró convencido de que «vamos a superar la crisis de convivencia» generada por los independentistas «con la ley y el diálogo». «Primero la ley y después el diálogo», puntualizó, antes de rebatir los argumentos de los secesionistas y rechazar que existan «supuestos presos políticos».

El líder de los socialistas también quiso anticiparse a una posible «crisis» económica en lontananza y se comprometió a que, si la hay, «a diferencia de lo que hizo el PP, el reparto de la carga será justo», sin «recortes» en el Estado del Bienestar ni subida de impuestos a la «clase trabajadora». «Mientras recortaban y subían los impuestos robaban con las comisiones irregulares para financiar irregularmente a su partido», reprochó.