Puigdemont afirma que la decisión de Llarena «demuestra la debilidad inmensa de la causa judicial»

Conferencia de Puigdemont. /Efe
Conferencia de Puigdemont. / Efe

El independentismo celebra la retirada de la euroorden como una gran victoria que deja en ridículo a la justicia española.

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

Nadie en el independentismo imaginó el pasado 25 de marzo que la detención de Carles Puigdemont en una gasolinera del estado alemán de Schleswig-Holstein desembocaría en su mayor triunfo sobre la justicia española. Pese a la creciente tensión entre sus principales fuerzas políticas, el soberanismo celebró hoy con una sola voz la retirada de la euroorden que pesaba sobre el expresidente catalán y los cinco huidos.

Puigdemont consideró que la decisión del juez Pablo Llarena demuestra «la debilidad inmensa de la causa judicial». «Hoy es un día -añadió- para reclamar con más fuerza que nunca la libertad de los presos y presas políticos». Su sucesor al frente de la Generalitat se jactó de «un nueva victoria política y judicial». «Nuestra voz es libre y pronto lo será también el país», auguró Quim Torra.

El portavoz de Junts per Catalunya, Albert Batet, apuntó que la decisión del tribunal alemán de no aceptar la acusación de rebelión obliga al Gobierno de Pedro Sánchez a mover ficha. En concreto, que solicite a la Fiscalía la retirada de los cargos que pesan sobre los dirigentes secesionistas presos o fugados. Se trata, no obstante, de un imposible porque el Ejecutivo socialista no puede interferir en la independencia del Ministerio Público para tomar sus decisiones. Sergi Sabrià, presidente del grupo de Esquerra en el Parlament, se sumó a las valoraciones y consideró que «el nuevo ridículo internacional de Llarena» pone de manifiesto que la justicia española «se ha inventado un relato que todas las democracias europeas están desmontando».

La euforia que se respiró en el independentismo se transmutó en decepción en buena parte de las filas constitucionalistas. Ciudadanos registró en el Congreso una proposición no de ley en la que insta al Gobierno a promover en las instituciones comunitarias una reforma del sistema de la euroorden para evitar casos como el Puigdemont. Según Albert Rivera, cuando este mecanismo de detención y entrega sea efectivo «los presuntos delincuentes sabrán que en la UE no hay impunidad, aunque huyan de un país a otro».

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos