El PSOE mantiene el suspense sobre un cara a cara con Casado para explotar su debilidad

El secretario de Organización del PSOE y ministro de Fomento, José Luis Ábalos. /Efe
El secretario de Organización del PSOE y ministro de Fomento, José Luis Ábalos. / Efe

«No vamos a ir a remolque de la desesperación de nadie», advierte Ábalos

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERASMadrid

Pedro Sánchez no descarta un cara a cara televisado con Pablo Casado para las elecciones del 28 de abril, pero tampoco lo da por sentado. El secretario general del PSOE entiende que una de sus principales ventajas electorales reside precisamente en que el liderazgo de la izquierda está perfectamente resuelto y nadie tiene dudas de que él es el único candidato viable a la Moncloa para el electorado progresista, mientras que la cuestión aún está por dirimir en la derecha. Y se niega a dar oxígeno gratis al presidente del PP.

El secretario de Organización de los socialistas, José Luis Ábalos, no ha intentado siquiera poner hoy ninguna otra excusa. «Ya dijimos que estamos dispuestos a debatir -ha recordado tras una reunión del comité electoral de su partido en Ferraz- pero no vamos a ir a remolque de la desesperación de nadie». La ecuación es para el hombre fuerte en la ejecutiva de Sánchez bien sencilla: «Casado necesita que se le visualice como alternativa porque no lo es con claridad».

No es, en puridad, que los socialistas no tengan claro que, pese a su debilidad, el PP será a bastante distancia la primera fuerza de la derecha. Es que no quiere echarle un cable en su estrategia electoral. Casado lleva semanas advirtiendo al electorado más conservador de los riesgos de optar por Ciudadanos o Vox en provincias pequeñas (las que reparten cinco o menos escaños) y apelando al voto útil. Mientras, los socialistas, que hace apenas tres años se vieron en una situación parecida con Podemos, se frotan las manos.

Ábalos ha recordado, de hecho, que el mismo argumento que su partido emplea ahora es el que utilizó Mariano Rajoy para no debatir con Pedro Sánchez en 2016, cuando se hablaba con insistencia de un 'sorpasso' de la formación liderada por Pablo Iglesias sobre el PSOE. Y además, ha hecho recuento de todas las veces que un candidato popular se negó a celebrar un cara a cara con uno socialista, incluso en tiempos de bipartidismo.

De momento, los socialistas solo han adelantado que participarán en un debate a cinco (aunque no han anticipado quién participará en él). Pero sobre otros formatos, se recrean en el suspense. «No he dicho que no nos interese el cara a cara -insistió Ábalos-, he dicho que no compartimos las urgencias del PP, que su estrategia electoral y la nuestra no coinciden. Cada uno está haciendo lo qu cree conveniente. ¿O es que el PP está planteando esto pensando en el interés general y el beneficio de los ciudadanos?».

Más información